La falta de compromiso y participación de los aguascalentenses, es lo que ha hecho que el estado haya caído hasta el lugar número 14 en cuanto a democracia ciudadana, “es un renglón en el que somos los ciudadanos los que quedamos a deber”, externó el jefe de la Carrera de Derecho en la Universidad Panamericana, Campus Aguascalientes, José Carlos Romo Romo.
Luego de conocer el resultado del Índice de Desarrollo Democrático en México, en donde Aguascalientes tuvo un retroceso, principalmente en el rubro de democracia ciudadana, resaltó que, en general, se tiene la impresión de que aquí se vive en un clima de genuina paz social, con un desarrollo económico sostenible y con gestiones públicas aceptablemente eficaces.
Pero con esto, los ciudadanos también caen en una zona de confort, lo que de alguna manera provoca también apatía por participar en los temas públicos y también, podría desincentivar la participación en la vida democrática local.
El catedrático subrayó que se tiene en general un estado privilegiado en muchos sentidos, pero “todos los actores públicos, privados y sociales, debemos trabajar desde nuestro ámbito de influencia y responsabilidad, la construcción de una ciudadanía auténtica y plural”.
Opinó que falta mucho por hacer para alcanzar la participación ciudadana deseada y lograr atraer el interés de ser parte en la toma de decisiones, lo cual puede ser desde la celebración de foros, mesas de diálogo y reflexión, hasta fomentar la participación democrática de las personas que forman parte de las instituciones educativas, de las empresas, a lo interno y a lo externo.
Estar en el lugar número 14 de las 32 entidades en el país, no es halagüeño para la entidad, sobre todo porque se tiene una calidad de vida razonablemente de paz, desarrollo y armonía, no obstante, se debe señalar que el debate sobre los asuntos públicos en la entidad, no se da con la intensidad suficiente y cuando se llega a tener, en algunos casos, llega a ser de baja calidad.