Sara Ochoa y Alejandra Carrillo
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-La Ciudad enmudeció. No parecía quincena.
Algunos sitios de la Metrópoli guardaban semejanza con escenas de películas apocalípticas: calles desoladas, plazas y negocios cerrados.
Tras la activación del botón de emergencia -la noche del viernes-, lugares como el Centro Histórico de Guadalajara lucieron completamente vacíos, debido a que se prohibió el paso peatonal al primer cuadro de la Ciudad.
Plaza de Armas fue ocupada solo por palomas que pasearon libremente, mientras que los negocios bajaron las cortinas y no volverán hasta el martes, debido a que este lunes se celebra el Día de Muertos.
Debido a que algunos curiosos intentaron entrar, la Policía de Guadalajara realizó perifoneo para exhortar a la población a regresar a sus hogares y recordando que estas medidas, continuarán hasta el próximo 13 de noviembre.
Las calles también registró poco tráfico vehicular, y los restaurantes tuvieron que reducir su servicio a la entrega a domicilio y por medio de plataformas digitales.
El Mercado de Abastos que cada día luce abarrotado, cerró sus puertas a la venta por menudeo, permitiendo el acceso solamente a quienes compran por mayoreo para surtir sus negocios.

Que se acabó la fiesta
Paseo Chapultepec apagó su vida nocturna.
Ni uno solo de los bares violentó las medidas impuestas por el botón de emergencia.
Algunos jóvenes salieron apenas para comprar botellas de tequila y cervezas a las tiendas de conveniencia abiertas hasta tarde.
Puestos callejeros de tacos y algunos restaurantes ofrecieron servicio a domicilio y la posibilidad de entregar comida para llevar.
Otras zonas de la ciudad como Chapalita también lucieron vacías. Ante la posibilidad de una revocación de licencia y sanción, el único movimiento continuo fue el de los motociclistas de servicios como Uber Eats, Sin delantal y DiDi que llevaban los pedidos.
Otros restaurantes incluso tenían filas de coches estacionados de gente que iba a hacer sus pedidos sin la posibilidad de quedarse a disfrutarlos.