La temporada pluvial volvió a traer a primer plano el qué hacer con las fincas “históricas” que representan un peligro, ya que en su mayoría están sumamente deterioradas, por lo que en cualquier momento pueden derrumbarse. La respuesta natural es que se demuelan y que el predio tenga un nuevo destino.
El problema radica que en varias de ellas el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) impide que se haga, al tenerlas catalogadas como parte de una memoria constructiva que debe preservarse, por lo que no permite que se echen abajo o se les hagan modificaciones, lo único que acepta son refuerzos para que no caiga. Ante ello, los propietarios se encuentran en una encrucijada, no pueden hacer mayor cosa por evitar que siga deteriorándose y difícilmente van a encontrar un comprador que asuma las obligaciones que impone el INAH.
En diversos lugares de la ciudad de Aguascalientes y de las otras cabeceras municipales, lo mismo que en lugares rústicos, se observan construcciones en mal estado y aunque algunas conservan vestigios que fueron espacios esplendentes, su estado actual está lejos de presumirse, lo que para algunos es una contaminación visual y para otros un verdadero peligro, para transeúntes y conductores de vehículos motorizados.
Según la Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal capitalino están catalogadas 328 viviendas que presentan daño estructural y con un alto riesgo de derrumbe, problema que se agranda en la temporada de lluvias en función que varias de ellas están construidas con adobe y en otras las paredes y los techos se sostienen entre sí, lo que pone en riesgo a las casas y comercios contiguos. Sostiene el titular de esa dependencia, Jaime Gallo, que la mayoría de las propiedades quedaron intestadas, por lo que los herederos no llegan a un acuerdo de cómo repartirse lo que obtengan de la venta y esto hace que sea tortuoso el procedimiento legal que puede llevar años en resolverse, sin embargo una parte de los espacios no pueden ser destruidos ni modificados al estar inventariados en Antropología e Historia como parte de la cuna local.
Sostiene el funcionario que a la Sedum le cuesta trabajo dar con el paradero de los propietarios para pedirles que lleven a cabo acciones preventivas, por lo que “en casos de emergencia, Sedum ha actuado sin tener la certeza jurídica de los propietarios, mediante un dictamen en coordinación con Protección Civil y con un perito estructurista para determinar que la finca representa un peligro para la población, para que de esta forma el Municipio pueda intervenir a través de la Secretaría de Obras Públicas y demoler muros o bardas que están en riesgo latente de colapso”.
Como acciones preventivas la Sedum instala tapiales a manera de evitar que algunas partes de la finca se desprendan y puedan afectar a peatones o automovilistas y de ello hay 117 lugares en peligro dentro de la ciudad, 38 de las cuales están en el Centro Histórico mismas que fueron edificadas con adobe o material de baja calidad, por lo que una tormenta puede echarlas abajo, situación que se vivió el año pasado con dos derrumbamientos, uno en la calle Nieto y otro en la colonia Altavista, de ahí que exista un seguimiento puntual sobre cada uno de estos lugares.

SÓLO PROMETIÓ

Ante la oleada humana que hubo en todas las oficinas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para obtener la Constancia de Situación Fiscal, el presidente de la República se comprometió la semana pasada a que dispondrá medidas para evitar este tipo de situaciones, inclusive consideró la cancelación de ese trámite, pero han pasado los días sin que emita la orden.
Consecuentemente, los ciudadanos deben continuar con la diligencia, lo que genera una situación de estrés ya que la atención no es rápida, de ahí que se deben perder varias horas para ver si se logra acceder a una de las ventanillas o tener que regresar otro día.
El administrador local de Servicios al Contribuyente del SAT, Alejandro Vaquera Rodríguez, afirmó que los trámites se han incrementado hasta en un 300%, por lo que es muy elevado el número de personas que acuden a las oficinas de la SHCP. Consideró que se atiende un promedio diario de 2 mil trámites, tanto de Constancia de Situación Fiscal como de rezago de trámites acumulados desde 2020 debido a la pandemia.
Lo normal era brindar atención a cerca de 500 contribuyentes, pero todo se alteró por la exigencia de obtener principalmente la citada constancia, lo que obligó al personal a trabajar a marchas forzadas para procurar que el mayor número de ciudadanos obtengan éxito en sus gestiones.
Aunque el funcionario aseveró que continúa trabajándose con citas, lo cierto es que es sumamente difícil obtenerlas como queda demostrado con las reiteradas denuncias del Colegio de Economistas de Aguascalientes, de lo que inclusive alguno de sus miembros ha mencionado que hay venta y tráfico de las mismas, lo que debería investigarse no sólo por la dependencia en cuestión sino de otras que deberían conocer qué hay de verdad sobre esas imputaciones.
Lo único que ha hecho el SAT es prorrogar la factura 4.0 para que entre en vigor el 1 de enero de 2023 y para la cual, sostuvo Vaquera Rodríguez, “el contribuyente tiene que adquirir su documento y su información correspondiente para poder proporcionarla a sus patrones y no tenga ninguna afectación”.
En diversos sectores se tiene la seguridad que la corrupción está en un nivel muy alto en la actual administración federal y se busca minimizar con la verborrea mañanera, la mejor prueba está en el SAT que a base de artimañas elude entregar las citas y si se busca obtener la firma electrónica se tarda meses porque “el sistema no funciona”, a lo que se agrega el coyotaje, que cobra una “módica cantidad” para agilizar el trámite, lo que significa que alguien adentro tiene la posibilidad de controlar y entregar las citas.
El asunto de las citas es un problema que se arrastra desde noviembre de 2020, y conforme ha pasado el tiempo se ha vuelto más sinuoso sin que exista alguien capaz en las oficinas centrales y locales de poner orden, por lo que el ciudadano no tiene otra que soportar las vejaciones de que es objeto por quienes se dicen “servidores públicos”.
El ex presidente del Colegio local de Contadores, José Alfredo Franco Hernández, ha señalado que la cuestión radica que aún cuando la jefatura del SAT ha reconocido que “hay funcionarios coludidos con despachos contables en la venta de citas a nivel nacional identificando casos en Jalisco y Nuevo León”, no se hecho nada por ponerle punto final, no sólo en ambas entidades, sino en todo el país (El Heraldo de Aguascalientes 28/11/22).

A CRUZAR LOS DEDOS

El problema de los semiconductores se superará, consideró el titular de la Secretaría Desarrollo Económico (Sedec), Manuel Alejandro González Martínez, con lo que la industria automotriz recobrará el nivel de producción que tiene previsto y vendrá una mejoría en el crecimiento económico, mismo que se estima que creció entre 6.3 y 6.5% en el período 2020-2021. Sostuvo que este problema es más agudo actualmente que en los dos años anteriores en virtud que entonces había inventarios en las empresas y ahora, ante la escasez se ha complicado la actividad industrial de la entidad, lo que no obsta para que las empresas continúen trabajando con lo que tienen a la mano, toda vez que se mantiene la demanda en los mercados internacionales. Se espera que a partir del actual semestre se regularice el asunto de los componentes y de todos los insumos relacionados con las actividades productivas. En lo que se refiere al tema de entrega-recepción que llevarán a cabo los gobiernos actual y entrante, González Martínez destacó que se le proporcionará a la mandataria electa “un área económicamente ordenada en el ámbito administrativo y operativo, pero sobre todo una cartera de proyectos de inversión y de programas de apoyo a los emprendedores y Mipymes, sumando alrededor de 18 proyectos de inversión que tienen que ver con tecnologías de la información, electrónica, agroindustria y logística”.