Circula medicamento falsificado para glaucoma

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) alerta sobre la falsificación del medicamento “Krytantek Ofteno”. Se ha realizado una investigación a partir de la denuncia presentada por el Laboratorio Sophia S.A. de C.V., por la falsificación del producto Krytantek Ofteno F.F., solución de uso oftálmico.

El producto denunciado ostenta el lote 4014616 con fecha de caducidad 28 FEB 18 y la Cofepris identificó otro lote falsificado bajo el número 4015783 con fecha de caducidad 29 NOV 18.

Con base en la información aportada en la denuncia y la obtenida hasta ahora en los operativos de vigilancia sanitaria, se identifica que las etiquetas, cajas y frascos no corresponden a los productos originales, es decir, existe falsificación de los empaques primario y secundario y el laboratorio refiere que los principios activos tampoco son coincidentes con la fórmula original.

De acuerdo a la información del producto original, el Krytantek Ofteno se utiliza como antiglaucomatoso y cuenta con el número de Registro Sanitario 074 M2007SSA.

La Cofepris recomienda a la población no adquirir ni usar el producto falsificado que puede ser identificado a partir de los lotes reportados, ya que puede generar un riesgo a la salud debido a que se desconoce el contenido de ingredientes, las reacciones adversas, así como las condiciones sanitarias en las que fue fabricado.

En caso de haber adquirido o usado el producto, favor de notificar a la Cofepris al teléfono 018000335050.

Esta Comisión continuará las acciones de vigilancia para evitar la venta de productos que puedan representar un riesgo a la población, a través de la aplicación de medidas de seguridad a los establecimientos que los distribuyan o comercialicen, asegurando los productos ilegales así como imponiendo las sanciones administrativas que resulten procedentes, las cuales pueden ser superiores al millón de pesos por infringir la regulación sanitaria vigente.

La dependencia federal, dio indicaciones a las autoridades sanitarias estatales, para que aseguren los productos falsificados y prevengan a la población sobre el peligro de su uso.