Aunque ya existían las disposiciones legales que prohíben la violencia contra grupos vulnerables, entre los que están incluidos los niños, niñas y adolescentes, sin duda se necesita reforzar en la actuación y en la vida diaria, aplicando cuando sea necesario, correctivos que no impliquen golpes o agresiones verbales.
Así lo manifestó el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes, J. Asunción Gutiérrez Padilla, quien resaltó que se ha comprobado que “el amor es mejor fórmula que la chancla”.
Fue entrevistado sobre la reciente aprobación a las reformas y agregados hechos a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, así como al Código Civil, para prohibir todo tipo de violencia y determinar que “no debe haber más chanclazos, no más cinturonazos”, siendo ésta la frase con la que en el Senado de la República se anunció tal reforma.
LAS RAZONES DE LA REFORMA. Cabe mencionar que la reforma de referencia se dio porque fueron encontrados algunos vacíos en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, por lo que se requirió la modificación a los artículos 47 y 15 en sus fracciones VII y IV respectivamente y quedó escrita la prohibición para quienes tengan trato con personas menores de edad y ejerzan cualquier tipo de violencia, particularmente el castigo corporal y humillante.

ASÍ LO DIJO
“La violencia, creo, es reprobable en cualquier ámbito y no es una forma de educar, está muy superado ese concepto (…) Me parece que hay correctivos ahora muy modernos que son con los que se les debe criar…” J. Asunción Gutiérrez, CEDHA.