Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Por miedo a contagiarse de coronavirus, pobladores y autoridades de decenas de comunidades de al menos ocho estados han ordenado cerrar el paso a turistas y a personas que no vivan en esos lugares.
En el caso más reciente, habitantes de Sayulita, un pueblo mágico en la costa de Nayarit, impidieron el fin de semana el paso a turistas provenientes de Jalisco.
“No tienen madre”, dijo el Gobernador Antonio Echevarría en referencia a los paseantes que llegaban a Bahía de Banderas, pese a la orden de no salir de sus casas.
En San Antonio Necua, una localidad de 350 habitantes, a unos 50 kilómetros de Ensenada, los indígenas Kumiay, acumularon víveres y decidieron que nadie podía salir o entrar en las próximas semanas.
“Propusimos eso para que los niños no se contagien, vemos que anda mucha gente entre las ciudades sin ningún control”, dijo Lidia Domínguez Rembar, Comisaria de la comunidad.
Igual decisión han tomado en poblaciones de Veracruz, Jalisco, Puebla y Guerrero.
En tanto, en Sabinas Hidalgo, en Nuevo León, un hospital que será cedido al Ejército para atender a pacientes de Covid-19 fue incendiado de puertas y ventanas.