Ante las bajas ventas de los últimos meses, crece la incertidumbre dentro del Centro Comercial Agropecuario. El presidente de la mesa directiva, Gerardo Palomino Macías, explicó que de seguir esta situación algunos comerciantes no podrán sostenerse entrando el año.
Detalló que, si bien la crisis que se vive no ha ocasionado todavía el cierre de bodegas, este mes será decisivo, puesto que de no lograrse ventas en enero sólo podrán sobrevivir aquellos comerciantes que cuentan con otras fuentes de ingreso, mientras que los que van al día en sus negocios podrían desaparecer.
Palomino Macías señaló que a pesar de que quedan escasos días para la celebración de Navidad y Año Nuevo, las ventas continúan bajas, como resultado de un cambio de comportamiento en la población, quien ahora cuando recibe sus aguinaldos se enfoca en asegurar los regalos y en comprar aparatos electrónicos. Todo ello, antes de pensar en surtir la despensa familiar o en asegurar la cena navideña.
Aunado a ello, Palomino Macías, dijo también se ha presentado una disminución en los clientes que llegaban provenientes de los estados de Zacatecas y Jalisco y que se surtían de grandes cantidades de frutas y verduras, entre otros productos, como resultado de la inseguridad que impera en las carreteras de sus demarcaciones.

A TODOS LES PEGA. El impacto inflacionario que hoy tiene en incertidumbre a los comerciantes del centro de distribución más importante de la entidad ha sido tal, que ha afectado de manera importante los precios de productos como el chile serrano, el jitomate, la tortilla, la leche pasteurizada, la cebolla, la papa y otros tubérculos, así como del pollo, res y cerdo, del tomate verde, la naranja, el aguacate y el limón.