Benito Jiménez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El ex presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, afirmó que la legitimidad social en la justicia de México está rota «desde hace mucho tiempo» y arremetió contra la derecha por ello.
«Pero quizás nunca ha estado en peor situación que ahora, si preguntamos a la gente -que lo hicimos en los diálogos por la transformación- la gente te dice que tenemos una justicia elitista, una justicia que privilegia a los que tienen, frente a los que no tienen, que maltrata a las mujeres, que castiga la pobreza y no la delincuencia, y que no tiene legitimación social», dijo en el primer foro sobre la reforma al Poder Judicial que se llevó a cabo en San Lázaro.
Ante sus ex compañeros ministros, Zaldívar dijo que gracias al apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y de la mayoría de las fuerzas políticas del Congreso de la Unión, se llevó a cabo una reforma judicial con y para el Poder Judicial.
«Una autorreforma del Poder Judicial que fue muy importante y que dio resultados mientras se tuvo la voluntad. Se combatió como nunca la corrupción, se desarticuló el nepotismo, se previno y se castigó el acoso sexual, generamos una justicia digital completa, tuvimos una escuela profesional judicial profesional, una nueva carrera judicial; se generó un auténtico instituto de la defensa pública, y lo más importante, se generó una política de igualdad y paridad de género.
«Lamentablemente, en enero de 2023, se tomó otra decisión, y la decisión fue: destruyamos todo lo que se hizo y confrontemos los otros Poderes del Estado. Y entonces se dejó de combatir la corrupción, se regresó al nepotismo como cultura, se quitaron las políticas de paridad y género, y de igualdad. La escuela judicial volvió a ser el club de amigos y el Instituto de la Defensoría Pública el patito feo del Poder Judicial», acusó.
Eso, dijo, acrecentó la lejanía con el pueblo de México.
«La Suprema Corte se convirtió en defensora de las élites, de la oligarquía, de los poderosos, de la comentocracia, de la derecha. La Suprema Corte decidió otorgarle a la Oposición una suspensión, en una sentencia, lo que habían perdido en las urnas; y esto lo dije en el pleno en la Corte siendo ministro en funciones, pero lo peor, decidió (la SCJN) intervenir en el proceso electoral de manera descarada con los hechos que hoy son públicos de todos nosotros.
«¿Cómo se hizo todo esto?, con la máscara de la supuesta independencia judicial, ‘somos independientes y podemos hacer lo que queramos y no tenemos que darle explicaciones a nadie’. Pero olvidaron que el pueblo no es tonto y el pasado 2 de junio el pueblo mandó un mensaje contundente de que se requiere una profunda reforma», lanzó el ex ministro que ahora forma parte del equipo de transición de la virtual Presidenta electa, Claudia Sheinbaum.