Staff
Agencia Reforma

PARÍS, Francia.-París y sus suburbios vivían este martes su primer día de restricciones, reimpuestas por el empeoramiento en la situación de Covid-19.

Bares y gimnasios estaban cerrados por las medidas que tendrán vigencia hasta el próximo 19 de octubre como mínimo.

Los restaurantes tenían permitido abrir durante un horario regular, e incluso se extendió hasta junio de 2021 el permiso a los establecimientos ampliar o crear una terraza en espacio público.

París y sus suburbios estaban en zona de máxima alerta.

Museos y espacios culturales permanecían abiertos, al ingual que las bibliotecas, aunque ahí estaba restringida la lectura dentro del establecimiento.

Estaban también restringidas las fiestas en espacios comerciales y los eventos públicos masivos solo con un aforo de mil personas.

En el transporte público es obligatorio el uso de mascarilla para todos los mayores de 11 años. De lo contario se es acreedor a una multa de 135 euros.