El sistema de pensiones y jubilaciones de la Universidad Autónoma de Aguascalientes “da para 13 años”, señaló el rector Francisco Javier Avelar González, al asegurar que la Institución cerrará el año trabajando con equilibrio financiero.
En ese sentido, subrayó la necesidad de que el Estado y la Federación apoyen a la Universidad para continuar en esa estabilidad en 2018 y los años venideros, en tanto que la Institución y su comunidad trabajan arduamente en el fortalecimiento de su fondo de pensiones.
Respecto del presupuesto general, dijo que la aspiración y necesidad de la Máxima Casa de Estudios es contar con los recursos en términos reales con los que contó este año, a fin de poder desarrollar las funciones sustantivas de la Institución y hacerlo de manera adecuada.
Recordó que hace algunas semanas el Consejo Universitario aprobó un incremento global del presupuesto conservador respecto a la previsión de la inflación que se espera mayor al 6% al finalizar este año y que igualmente fue un crecimiento sumamente discreto respecto al año pasado.
Sin embargo, advirtió que en la propuesta de Paquete Económico 2018 el planteamiento es un ajuste menor, por lo que llamó al Congreso del Estado y al propio Ejecutivo a apoyar a la UAA.
Avelar González reiteró que la UAA cerrará este año sin problema alguno y en relación al tema de pensiones y jubilaciones dijo que el fondo que se cuenta tiene solidez para los siguientes 12 o 13 años.
Como institucionalmente es un periodo corto se está a la caza de recursos federales e igualmente se mantienen firmes las aportaciones del 10% del salario tabular de todos los trabajadores universitarios, así como de 1.5 pesos por cada peso aportado por el trabajador, de parte de la propia Institución, además de algunas economías que a veces se logran en el transcurso del año.
En relación a la situación de quiebra que experimentan en este momento algunas universidades públicas del país y la insuficiencia de recursos en la SEP para apoyarlas, sostuvo que se entiende parte de las dos posturas.
Consideró que se requiere el apoyo a esas instituciones, si bien deberá darse bajo ciertas situaciones de esfuerzo conjunto entre las universidades en problemas y las autoridades federales y de las entidades respectivas.