Anna María Bautista Legorreta 
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que Pemex cancelará el contrato para suministrar gas etano a la planta Etileno XXI, propiedad de la empresa Braskem, filial de Odebrecht.

En conferencia, explicó que se pondrá fin al contrato ya que la compañía se negó a modificar los términos acordados con el Gobierno de Felipe Calderón, que le permiten adquirir el gas a bajo costo.

“Me decía el director de Pemex que no quieren ningún arreglo y se va a tener que cancelar el contrato de parte nuestra. Ya no se les va a abastecer de gas, porque no vamos nosotros a seguir manteniendo una relación de corrupción, no somos cómplices de corrupción”, dijo el Presidente.

Etileno XXI es un complejo petroquímico construido por el consorcio Braskem-Idesa con una inversión de 5 mil 200 millones de dólares para producir polietileno en Nanchital, Veracruz.

En 2010, a través de una licitación, el consorcio ganó un contrato para que Pemex provea de gas hasta 2030. En su conferencia, AMLO no aclaró en qué consistió la supuesta corrupción de este contrato.

La cancelación provocará que se pierda un negocio rentable de etileno y polietileno para comercializar en México y Estados Unidos, opinó Arturo Carranza, especialista del sector.

Por lo tanto, debería darse una oportunidad a las partes para continuar el negocio y no volverlo un problema político.

“El negocio petroquímico es rentable, es una oportunidad muy buena. El contrato se firmó en 2010 con una buena oportunidad de negocio, pero cada vez las condiciones para que el negocio fuera más rentable se fueron cerrando, Pemex iba en decadencia con la garantía de suministro del etano”, señaló.

El complejo no opera a plena capacidad debido a que el suministro de gas está entre 70 y 75 por ciento y, de hecho, Pemex ha sido multada por 2 mil 813 millones de pesos por incumplir, según informe de la Auditoría Superior.

Por su parte, Rosanety Barrios, especialista del sector energético, señaló que ambas empresas seguirán perdiendo mientras el Gobierno no busque renegociar el contrato para dar suministro a Etileno XXI y el Presidente López Obrador siga privilegiando el discurso político.

“La planta se construyó en función a una serie de contratos, pero como cualquier otra, lo más importante es el suministro de la molécula (gas etano) y la verdad es que Pemex no pudo cumplir por una caída en la producción de petróleo y gas asociado desde hace años (…) y si no se entrega la materia prima hay penalizaciones.

“Existe la oportunidad de importar etano, pero ya será con precios actuales del mercado y no bajo las condiciones del contrato que se firmó con Pemex, por eso amerita una revisión del contrato porque se trata de un contrato que ya no se puede honrar”, expuso.

El consorcio Braskem-Idesa fue consultado sobre la posible cancelación, pero respondió que no tenía comentarios.