Tremendo susto se llevaron los elementos del H. Cuerpo de Bomberos del municipio de Aguascalientes y de Jesús María, luego de que, al estar trabajando para apagar un incendio que se había registrado en un terreno despoblado, repentinamente se escucharan numerosas detonaciones de arma de fuego. Lo anterior provocó que los tragahumo comenzaran a correr para ponerse a salvo y evitar ser lesionados.
Posteriormente, se descubrió que, en el lugar donde se registró el incendio, había dos llantas para vehículo en cuyo interior estaban ocultos más de 200 proyectiles de arma de fuego de diferentes calibres, los cuales, al contacto con el calor, comenzaron a explotar.
Afortunadamente, no hubo personas lesionadas y todo quedó en el susto para el personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil, tanto del municipio de Aguascalientes como de Jesús María.
Los hechos se registraron ayer por la tarde en un terreno despoblado que se ubica en la avenida Siglo XXI, a la altura de la comunidad de El Cariñán, en el municipio de Jesús María.
Se presume que, en ese sitio, fueron abandonadas, desde hace tiempo, las dos llantas para vehículo, en cuyo interior estaban ocultos los proyectiles de arma de fuego.
Mientras los tragahumo trabajaban para controlar y apagar las llamas, el mismo calor que se había generado ocasionó que los proyectiles comenzaran a explotar, sin que afortunadamente se registraran personas lesionadas.