Corría el año de 1575 cuando por Cédula Real del Rey Felipe II de España y sus posesiones de ultramar accedió a los deseos de pobladores para crear una villa que además veneraría a la Virgen de la Asunción, misma que dió su nombre a la ciudad y al Estado.

Los festejos en honor de la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Asunción, tienen sus antecedentes en 1741, cuando Don Juan Gómez de Parada decretó la celebración de la fiesta de la Asunción y así se ha celebrado año con año a excepción de 1929 que por motivos de la Ley Calles todo culto se suspendió por lo que no hubo rezos y mucho menos peregrinaciones en honor a la Virgen.
A partir de 1936 se conjunta con el Quincenario, siendo Obispo Don José de Jesús López y González.

Fue en 1955 cuando Monseñor Salvador Quezada Limón instituyó la Romería, en aquella ocasión los negocios y empresas cerraron y una procesión de personas partió del Jardín de San Marcos hacia Catedral que constó de 4 carrozas adornadas y partir de esa fecha constituye una gran fiesta religiosa y popular, que culmina con una magna peregrinación, desfile de comparsas representadas por bandas de guerra, danzantes, bandas musicales, estudiantinas, charros y escaramuzas, grupos religiosos juveniles, vistosos y espectaculares así como carros alegóricos con temas bíblicos que relatan la vida de la Virgen o algún tema evangélico como el de este año que llevó por nombre Jesús, María y José: Modelo de compromiso por la familia.

La actual imagen de la Virgen de la Asunción fue traída desde España para remplazar a la antigua en 1919 y fue nombrada por el Obispo Ignacio Valdespino y Díaz como Nuestra Señora de Aguascalientes. La imagen original de finales del siglo XIX se encuentra en Los Azulitos, Jalisco.
Cien años después, en 2019, se festejó el centenario de la llegada de la actual imagen, donde se tuvo la última Romería que se celebró de manera tradicional, también se realizó un triduo y se conmemoró la llegada de la imagen a la ciudad el día 18 de octubre, aquella ocasión las campanas repicaron y la Virgen fue nuevamente coronada ante la presencia del Nuncio Apostólico Franco Coppola y del entonces Obispo, José María de la Torre Martín.
En 2020 se realizó un Quincenario híbrido pues a las celebraciones sólo acudió un reducido número de personas y el evento fue televisado, por ello la Romería en su edición número 65 no fue llevada a cabo como tal; sin embargo, el día de ayer la imagen de la Virgen recorrió nuevamente las calles de la ciudad acompañada de 4 carros alegóricos en un evento sencillo pero simbólico con la misma devoción y fe que caracteriza a los Católicos de Aguascalientes; así culminó la edición 66 de la Romería, una celebración que sin duda está marcada por la esperanza y que fue seguida por muchos fieles. (S. Zárate/El Heraldo Digital)