NOÉ GARCÍA GÓMEZ

La tarde de ayer sorprendió la noticia de que la DEA detuvo en Estados Unidos al ex secretario de la Defensa Nacional en el periodo de Enrique Peña Nieto, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, con acusaciones de estar en colusión con un importante cartel del narcotráfico como el de los Beltrán Leyva.

El año pasado vimos cómo Genaro García Luna, quien fuera secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón, fue detenido en Dallas, Texas, por cargos en Nueva York, de conspiración para tráfico de drogas y de realizar declaraciones falsas. Presuntamente, García Luna recibió millones de dólares del cártel de Sinaloa, de Joaquín Guzmán El Chapo.

Veo cómo funcionarios y seguidores del presidente celebran como éxitos propios estas detenciones, pero lo extraño, vergonzante y preocupante es que no ha realizado ninguna detención de grandes capos esta administración, en el caso del hijo del Chapo Guzmán fue liberado en el conocido caso del culiacanazo, y el mayor de sus  éxitos es un líder de un cartel regional, el de Santa Rosa de Lima “El Marro”.

No perdamos de vista que en los últimos años del sexenio anterior, aumentó el número de efectivos militares, pertenecientes a la Secretaría de la Defensa Nacional, que han sido procesados o que encuentran recluidos en prisión por participar o permitir operaciones de los carteles de las drogas;  una respuesta oficial del portal de Transparencia del gobierno mexicano, la cantidad de militares procesados por su colusión con el crimen creció de manera importante entre el 2005 y el 2010, cuando, según lo refiere otra respuesta oficial emitida por el Portal de Transparencia, fueron mil 014 los militares procesados o encarcelados. Entre ellos un general de brigada, cuatro generales brigadier, cuatro coroneles, 12 tenientes coronel, 20 mayores, 21 capitanes primero, 35 capitanes segundo, 125 tenientes, 45 subtenientes, 42 sargentos primero, 113 sargentos segundo, 199 cabos y 393 soldados. Durante la gestión del general Salvador Cienfuegos Zepeda al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional, se registró un total de 2 mil 073 militares procesados por su relación con el narco. Entre ellos un general de brigada, tres generales brigadier, seis coroneles, nueve tenientes coronel, 13 mayores, 21 capitanes primero, 34 capitanes segundo, 98 tenientes, 102 subtenientes, 162 sargentos primero, 120 sargentos segundo, 672 cabos y 832 soldados de rasos o de primera.

En este sexenio no hay datos.

Las detenciones de Cienfuegos y García Luna, nos anuncian que algo está muy podrido en las corporaciones que tendrían que combatir al crimen organizado, no de este sexenio sino de administraciones pasadas, pero es preocupante que esta administración que prometió un cambio radical, use las mañaneras para señalar periodistas y columnistas, que en plantear una estrategia de seguridad y depuración de sus policías.