De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cerca del 24% de la población de 12 años y más usuarios de internet, fueron víctimas de ciberacoso durante el año pasado. En el caso de mujeres, insinuaciones o propuestas sexuales, así como contacto mediante identidades falsas, además de mensajes ofensivos, fueron los de mayor incidencia. Mientras que en caso de varones, mensajes y llamadas ofensivas fue la principal causa de acoso en línea.
El Módulo sobre Cibercacoso (Mociba) detalla que en el 53.4% de los casos no hubo relación ni parentesco entre el agresor y la víctima, mientras que en el 21%, se identificó tanto a personas conocidas como a desconocidas. Cuando se logró identificar al menos a un acosador, se identificó a personas con las cuales no existía una relación cercana, es decir, conocidas de poco trato o sólo de vista (20.5%); personas cercanas o en quien se pudiera confiar, tales como amigos(as) (16.6%), compañeros de clase o trabajo (10.4%), ex novio(a) o ex pareja (7.7%) y finalmente familiares (4.3%).
El efecto principal que ocasiona las situaciones de ciberacoso tanto a mujeres como a hombres es el enojo con 78.7% y 63.2%, respectivamente; seguido de la sensación de desconfianza, con 36.8% y 35% para mujeres y hombres, respectivamente.
De acuerdo con los resultados, se identifica que la acción tomada con mayor frecuencia ante el ciberacoso es bloquear a la persona, cuenta o página (69.2% en el caso de las mujeres, 49.1% en el caso de los hombres), seguida de ignorar o no contestar (26.6% en el caso de las mujeres, 39.4% en el caso de los hombres).