En lo que va del año, la Dirección de Tránsito y Movilidad acumula la cifra de 135 semáforos dañados por accidentes automovilísticos, vandalismo o por la presencia de las lluvias, lo que suele generar una diversidad de incomodidades e inversiones adicionales para repararlos y reanudar el servicio.
“Desde el pasado 13 de julio a la fecha, a causa de las lluvias, un total de 66 semáforos se han dañado por las fallas eléctricas por cortos, alteraciones en los voltajes o porque se han roto cables que deben ser repuestos para restablecer la operación”, informó el teniente José de Jesús Rodríguez Benavídez.
Enfatizó que hoy en día, el municipio de Aguascalientes cuenta con 267 cruceros semaforizados, donde el 70% de ellos opera ya con sistema LED y se encuentran controlados por esta corporación, mientras que el 30% restante funciona vía radio o antena. Cada uno de ellos cuesta entre 700 mil y un millón de pesos y si alguien lo daña, deberá pagar.
Cuando la lluvia se encuentra presente en la ciudad, los semáforos que son detectados con fallas y que no prestan el servicio no pueden ser reparados de inmediato, pues se podría provocar una falla eléctrica mayor, motivo por el cual se debe aguardar hasta que el agua haya cesado en el medio ambiente.
“Por esa razón se ordena la presencia de personal de Tránsito a pie para que apoye en la circulación vehicular en el crucero semaforizado dañado”, apuntó el titular de Transito y Movilidad del Ayuntamiento de Aguascalientes.
Finalmente, comentó que cuando las afectaciones son a las lámparas LED, los costos son baratos, pero si existe un derribamiento de estructura semafórica se le carga el daño al que haya provocado el accidente automovilístico. “Estos sucesos son comunes y en especial los fines de semana, donde el consumo de bebidas embriagantes suele estar involucrado”.