Conductores de servicios de transporte como Uber, Didi, Ktaxi y Bolt en Aguascalientes, liderados por Iván Cabello, han expresado su preocupación por la creciente inseguridad en la región, reportando hasta 10 asaltos semanales y abusos por parte de la Policía Estatal.

A pesar de la gravedad de la situación, muchos incidentes no se denuncian ante la Fiscalía debido a la percepción de falta de acción efectiva por parte de las autoridades.

Según Cabello, las zonas en donde se presentan más asaltos son: IV Centenario, La Salud, Ojo de Agua, Las Crucitas, el Torito en Jesús María, Villas de Nuestra Señora de la Asunción, Función, Lomas del Ajedrez, entre otras, siendo más frecuentes durante la noche y madrugada. Esta situación ha obligado a los conductores a evitar ciertas zonas y horarios para reducir riesgos.

Aunque han buscado apoyo en la Coordinación General de Movilidad, las respuestas han sido consideradas insatisfactorias, con promesas incumplidas y falta de colaboración efectiva.

Una demanda clave de los conductores es la implementación de un botón de pánico que mejore su seguridad, enfrentando obstáculos burocráticos por no ser reconocidos formalmente como transporte público.

Además, denuncian constantes detenciones y extorsiones por parte de la Policía Estatal, solicitando sobornos bajo amenaza de multas.

En Aguascalientes, donde circulan más de 5,000 vehículos de plataformas de transporte, esta situación pone de manifiesto la urgencia de medidas efectivas para garantizar la seguridad de los conductores frente a la delincuencia y la corrupción policial.