Francisco Rivas
Agencia Reforma

PUEBLA, Puebla.-Ahora que ya está en sus inicios la temporada de chiles en nogada, ¿qué le parece uno en helado o con chilaquiles o cemita o molote?
A 200 años de que iniciara la magia de aquella receta de las monjas agustinas del Convento de Santa Mónica, hoy estas innovaciones enloquecen a muchos.
Gerardo Morales Ximitl es el padre del helado de chile en nogada.
“Cuando se creó el helado, se decidió que llevara todos los ingredientes, ya que posee esa tonalidad dulce”, explica, con orgullo, uno de los integrantes de la familia de Morales, y de la heladería Ximitl.
Este postre se prepara con manzana panochera, durazno criollo y pera lechera, que acompañan a la carne de puerco y res, sazonadas con clavo y pimienta. Además, el helado incorpora la salsa de nuez de castilla y el chile criollo, muy poblano, para amarrar.
Mientras en la capital poblana, quieren atraer más comensales con la cemita y el molote de chile en nogada, en Atlixco, la nueva creación son los chilaquiles en nogada.