Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- El Gran Premio de Azerbaiyán dejó a un ganador distinto a Lewis Hamilton y Max Verstappen y eso le viene bien a la Fórmula Uno.
Sergio Pérez se llevó la victoria en Bakú en una accidentada carrera de Verstappen y Hamilton, dejando atrás todo lo que se comentó sobre su adaptación a Red Bull y a su auto.
“Pérez se merecía completamente esta victoria. Siempre he sido fan de ‘Checo’. Tuvo un comienzo difícil en su carrera cuando se esperaba mucho de él. Nunca funcionó en McLaren, pero se recuperó de eso e hizo un gran trabajo en Force India/Racing Point”, expresó Ross Brawn, en su columna de los lunes en el portal de la F1.
“Me sorprendió un poco que estuviera luchando un poco para familiarizarse con el Red Bull, pero habiendo dicho que está al lado de uno de los pilotos más rápidos del planeta que está bien sintonizado con el equipo Red Bull”. Hasta antes de ayer, el tema pendiente del piloto mexicano era tener un buen día de clasificación, ya que en carrera su ritmo estaba casi a la par de su compañero Verstappen.
“Necesitaba tiempo para ponerse al día, y no ha sido fácil. Las sesiones de práctica son más cortas y es un coche nuevo y un equipo nuevo con una nueva filosofía, una nueva cultura y él está conduciendo contra los rivales más duros”, agregó Brawn. Con su segundo triunfo en 11 años en la máxima categoría, el tapatío subió al tercer lugar del campeonato con 69 puntos.