Marlen Hernández
Agencia Reforma

Ante el cada vez más probable apagón de una planta de Iberdrola en Nuevo León, las empresas que recibían energía de esa central y estaban conectadas a una red interna con la española fueron «chantajeadas» para aceptar contratos de al menos cinco años con CFE Calificados (que atiende a usuarios industriales y comerciales de alto consumo) a cambio de ser conectados a la red de CFE Distribución.

De acuerdo con fuentes que pidieron el anonimato, son al menos tres empresas las que han recibido esta «propuesta» por parte de personal de la CFE.

«Las empresas se encuentran en una situación desesperada, ante la perspectiva de que Iberdrola no lograra resolver su situación solicitaron hace algunos meses ser conectados a la red nacional de distribución para recibir energía de CFE Suministro Básico (que atiende usuarios residenciales y comerciales de bajo consumo)», describió una fuente con conocimiento del tema.

«No contaban con que a cambio los quieren amarrar por al menos cinco años con CFE Calificados, una empresa que se supone es independiente».

Otra fuente explicó que si las empresas fueran solamente conectadas a la red y obtuvieran energía de Suministro Básico tendrían la oportunidad de buscar en los siguientes meses ofertas de suministradores calificados y no sólo de CFE Calificados, para después de un análisis realizar un contrato con la empresa de su preferencia, probablemente con mejores condiciones.

De acuerdo con un análisis realizado por Grupo REFORMA a documentos de la Comisión Reguladora de Energía de las empresas que forman parte de la sociedad de autoabastecimiento de la central «Dulces Nombres» de Iberdrola, son 17 los centros de carga que estaban conectados a la red interna de la española, mismos que pertenecen 14 compañías diferentes.

Algunas de las empresas que forman parte de este grupo son Axtel, British American Tobacco México, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Industria Química del Istmo (subsidiaria de Cydsa), Sigma Alimentos Noreste y Ternium México.

Exceptuando el departamento de comunicación de Cydsa, las compañías no respondieron a las solicitudes de información realizadas por Grupo REFORMA al cierre de la edición.

Frank Zeller, director de Relaciones Institucionales de Cydsa, señaló que la situación actual se está desarrollando dinámicamente y enfatizó en que se encuentran optimistas sobre encontrar una solución positiva al problema para todas las partes involucradas.

Por otra parte, otras 441 empresas también se verían afectadas, aunque en menor medida y sus plantas no corren riesgo de paro debido a que estas compañías sí están conectadas a la red de CFE y ya recibían una proporción de energía por parte de la empresa estatal.

De acuerdo con fuentes del sector, algunas empresas que formaban parte de la sociedad de autoabastecimiento con Iberdrola ya están evaluando la posibilidad de demandar a la española por incumplimiento de contrato.

¡Participa con tu opinión!