Que fue un fusible dañado lo que dejó sin energía al Hospital General No. 1 del IMSS por más de nueve horas, aseguró ayer la Comisión Federal de Electricidad, al declararse ajena al desperfecto que originó la suspensión de cirugías y el traslado de pacientes graves a nosocomios alternos, precisamente por la falta del fluido.

Sostuvo, además, que no supo de la falta de luz en dicha institución sino hasta pasadas las 5 y media de la tarde, y, tras su intervención, el suministro de energía eléctrica para el hospital se restableció 17 minutos después.

Indica, además, a través de un breve comunicado en el que nunca mencionó el “apagón”, que por horas afectó también a las colonias aledañas al IMSS 1, –como la Lindavista y la Bulevar–, que “reitera su compromiso para atender a la brevedad cualquier situación”.

En el documento, la CFE dio su versión de lo acontecido este 27 de junio refiriendo una llamada telefónica a las 17:37 horas del jefe de Servicios Administrativos del Hospital General de Zona 1 del IMSS en la que solicitaba apoyo para el restablecimiento del servicio de energía eléctrica, señalando que desde las 8:30 horas no contaban con él.

Agrega que “inmediatamente” personal de la CFE acudió a revisar los dos ramales que alimentan al hospital, el cual encontró que ambos estaban con condiciones normales de operación. Dice que procedió, entonces, a revisar la acometida subterránea particular del hospital, descubriendo que un fusible estaba dañado. Esta condición, agrega, se le hizo saber al encargado de mantenimiento del hospital, quien procedió a reemplazarlo, por lo que quedó la alimentación eléctrica del lugar en condiciones normales a las 17:54 horas.

Reiteró que no tuvo fallas eléctricas que afectarán al hospital.