De mal en peor el servicio que brinda la Comisión Federal de Electricidad ante los constantes apagones que se registran en distintos puntos de la ciudad y del estado a causa de una falta de inversión en infraestructura y de personal. Así lo estableció el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de Aguascalientes, Eduardo Llamas Esparza.
Llamas Esparza comentó que a últimas fechas son constantes las fallas que se han dado por parte de la Comisión Federal de Electricidad a consecuencia de las lluvias, descargas eléctricas y por la caída de árboles en las líneas y que lamentablemente hay una falta de tiempo de respuesta muy grande, toda vez que varias colonias de la ciudad se han quedado por 4 horas, o bien hasta media noche o de plano noches completas sin energía eléctrica.
A título personal, consideró que esto se debe a que les falta personal y no se dan abasto cuando hay un tiempo de contingencias de este nivel y no le dan respuesta a la ciudadanía. “Cada vez estamos de mal en peor, no pasa nada más aquí, ocurre en Nuevo León donde es una zona totalmente industrial y en varios estados de la República donde las fallas existen cada vez más y la sociedad ya lo ha notado”.
PREOCUPANTE REFORMA. Eduardo Llamas afirmó que de aprobarse la Reforma Energética que busca imponer el presidente Andrés Manuel López Obrador a los mexicanos, seguramente las fallas se van a venir peores, por lo que a la CFE le hacen falta más inversiones en infraestructura de todo tipo: en transmisión, distribución y en la generación que ahora quieren ganar con esta iniciativa y por supuesto más personal. “Esperamos que esta iniciativa se revoque porque traería varias consecuencias graves aparte de las que están pasando con las fallas”.
Por lo anterior, hizo un atento llamado a los directivos de la CFE para que vean lo que está pasando en el país, ante la nula respuesta por parte de la paraestatal, ya que se levanta un servicio sólo cuando ellos pueden, con el personal que pueden y con la infraestructura que pueden.

“No es culpa de la superintendencia de aquí o de la regional; es culpa de los directores nacionales que así los tienen, sin inversión (…) Esperemos que de veras se tomen cartas en el asunto”.  Eduardo Llamas Esparza, CIMEA