La negativa del Gobierno Federal de permitir la libre inversión para generar energías limpias, que vengan a solventar necesidades que se tienen en las actividades empresariales y domésticas, no sólo por la cuestión ecológica, sino productiva y económica, deja claro que no hay un rumbo en cuanto a esta política, mientras que los apagones constantes ante el déficit de energía o temas que nadie explica, provocan pérdidas cuantiosas.

Raúl González Alonso, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, expresó que a los constantes apagones por minutos y hasta por varias horas que se registran en distintos puntos de la ciudad, incluyendo zonas industriales y de grande almacenaje de víveres perecederos, nadie ha dado respuesta clara todavía.

En lo doméstico es la molestia de no contar con luz, provocando la pérdida de alimentos que se tienen en congelación o refrigeración, aunado a que todavía hay quienes realizan trabajo en casa o siguen clases en línea, pero la CFE en lo local sigue en silencio, en tanto que en otras partes del país, hay una justificación o aviso cuando eso va a ocurrir, afectando a numerosas empresas.

El perjuicio se da desde el momento en que la maquinaria deja de funcionar por falta de luz, hasta el equipo administrativo tiene que parar, e inclusive las comerciales, pues en la mayoría de establecimientos se cuenta con terminales bancarias que necesitan de energía para operar.

Es claro que la CFE está rebasada en su capacidad y la autoridad federal está empecinada en limitar a las empresas que quieren invertir en la generación de energías limpias, que si bien en algunos casos ya las tienen en uso, esa limitante impide también el suministro constante, que además, les ayudaría a generar ahorros en sus costos de producción.

La situación de constantes apagones, ha obligado a que en la industria y comercio, los que han podido hacerlo, cuenten con una planta generadora propia para cuando haya algún corte de luz, ponerlas a funcionar y no parar sus procesos de productivos ni de comercialización.