Por FRANCISCO VARGAS M. 

En lo que fue la Novillada de Triunfadores de la temporada, celebrada en la Plaza San Marcos, el joven zacatecano César Pacheco se alzó como el gran triunfador al cortar la única oreja del festejo, premio de enorme peso y ganado a toda ley, quedándose con las ganas de tocar pelo Eduardo Neyra, Alejandro Adame y Juan Querencia, quienes perdieron trofeo por fallar con la espada, mientras que Daniel Prieto, Emiliano Robledo y César Fernández no escatimaron esfuerzo alguno por agradar al respetable.

Con casi un lleno en el coso centenario, con clima caluroso, se jugaron novillos de la ganadería de Santa Inés, correctos de presentación y que cumplieron sobradamente en varas. Primero, rebrincado terminando tardo; segundo, con clase y transmisión; tercero, noble, faltándole un punto de fuerza; cuarto, indefinido, rajándose en el último tercio; quinto, sin emplearse; sexto, corto en sus embestidas, agarrado al piso, volviendo en un palmo de terreno; séptimo, bravo con calidad, siendo premiado con el arrastre lento.

EDUARDO NEYRA (Negro y Plata)

A “Autismo”, lo recibió de hinojos con una larga cambiada y farol de rodillas e incorporado, chicuelina y lances a pies juntos vistosos cerrando con revolera. Quitó por navarras y tafalleras. En el centro del ruedo, realizó pase cambiado por la espalda, de la firma, y de pecho, ante las embestidas un tanto rebrincadas. Vinieron series buenas por el derecho, doblando el astado que llevó la cara a media altura. Por el izquierdo fue corto en sus embestidas, por lo que continuó con mano diestra, con empeño, sacando meritorios pases a un astado tardo para embestir. Una vez que preparó la suerte suprema, dejó una estocada trasera y contraria, recibiendo ovación que agradeció en el tercio.

ALEJANDRO ADAME (Rosa y Oro)

El segundo fue “Incluyente”, al que lanceó recreándose a la verónica y chicuelinas rítmicas, cerrando con pinturería con media, quitando por vistosas navarras rubricando con revolera; luciéndose José María López “El Chato” en banderillas, por lo que se desmonteró.  Con mucha torería inició con pases de la firma y pecho su faena, ejecutando dos series con diestra que tuvieron calado, estando en ese tenor con mano izquierda, con naturales tersos y lentos. Se pasó la sarga a diestra mano, logrando pases en redondo, intercalado adornos como molinetes y desdén; cerrando con ajustadas bernardinas. Tres pinchazos y estocada entera, dando una vuelta al ruedo.

JUAN QUERENCIA (Blanco y Plata)

“Bailarin” lo saludó con alegría por chicuelinas rematando con rodilla en tierra soltando una punta del capote, tumbando al joven picador Miguel Cobos. Quitó por lances a pies juntos, tomando su turno César Pacheco con vistosas chicuelinas. En lo que toca con sarga, brindó al matador de toros José Mauricio, iniciando con doblones y pases a media altura. Posteriormente, logró series por el derecho, donde toreó con gusto y empaque en redondo, sin faltar los adornos. Se llevó la sarga a la izquierda trazando naturales tersos, aprovechando la nobleza del astado que le faltó un punto de fuerza. Por el derecho, más pases con despaciosidad, apretando un poco más al novillo en sus posteriores tandas, deletreando en cada pase, intercalando cambiado por la espalda y de pecho. De tres pinchazos y estocada hasta la empuñadura contraria, y varios golpes de descabellos concluyó, recibiendo un aviso y palmas para reconfortarlo.

CÉSAR PACHECO (Sangre de Toro y Oro)

“Artista”, cuarto de la ya noche, lo lanceó a la verónica de buena manera, sufriendo dos sustos que no pasaron a mayor. En lo que se refiere con sarga, comenzó de hinojos rodillas en tierra, para lograr sus primeros pases, sacando series por el derecho protestando un tanto el indefinido novillo, logrando derechazos y naturales por demás meritorios, a base de su enorme entrega y gran valor. Al sentirse sometido el novillo, se rajó, por lo que acortó las distancias, logrando derechazos que el público le reconoció, jugándosela en todo momento metido entre los pitones, arrancándole prácticamente los pases. Con enorme determinación se fue tras el acero, sufriendo impresionante voltereta. Maltrecho se incorporó para petición de oreja, misma que le fue concedida de manera acertada, dando la vuelta al ruedo entre las notas de la Marcha de Zacatecas.

DANIEL PRIETO (Catafalco y Azabache)

A “Balita”, lo recibió en la boca de riego, con una larga cambiada de hinojos y otra cerrado en tablas, bregando para fijarlo. Cubrió el segundo tercio a petición del respetable, haciéndolo con facilidad. Muleta en mano, dio un pase a media altura por el izquierdo, en el siguiente por poco es prendido. Con un novillo que le iba paso a paso sin emplearse del todo, lo sacó derechazos angustiantes, robándole los pases a base tocar a pitón contrario y salirle adelante, al traer un derrame en el ojo derecho el novillo; cerrando con apretadas manoletinas. Media estocada poco tendida, levantándolo el puntillero, recibiendo un aviso desde las alturas y palmas de aliento.

EMILIANO ROBLEDO (Azul Marino y Oro)

El sexto fue “Cartonero”, con el que se abrió con verónicas jugando los brazos cerrando con pinturero remate, viniendo otro tumbo a Miguel Cobos. Tomando su turno César Fernández, quitó por ajustadas gaoneras, respondiendo Emiliano con apretadas saltilleras cerrando con revolera. En lo que toca con muleta, pases a media altura y cambio de mano por la espalda y de pecho. Con un novillo corto de embestidas y que volvía en un palmo de terreno, le arrancó meritorios pases sin escaparse de un achuchón. A base de pegarse un arrimón, prácticamente en las tablas, dándole los terrenos de adentro, le robó más pases. Estocada casi entera con habilidad escuchando merecidas palmas.

CÉSAR FERNÁNDEZ (Azul Pavo y Oro)

Lanceó a la verónica jugando los brazos a “Tío Bola” cerrando con media, mientras que en varas fue derribado Mauro Prado, viniendo un quite vistoso por chicuelinas por parte del joven franco acalitano. En lo que toca en banderillas, Jonathan Prado y José María López “El Chato” se desmonteran ambos, tras lucirse en banderillas. Con pases por alto y derechazos largos y templados fue la manera de iniciar su faena César, ante las francas, bravas y buenas embestidas del novillo, recreándose en cada uno de sus pases por el derecho. Por el izquierdo nada quiso sabe el novillo al no ofrecerle ninguna embestida, por lo que continuó con diestra mano, trazando pases que tuvieron calado, viniéndose un tanto a menos el novillo, al embestir con cierta sosería, buscando su querencia siendo ahí donde lo pegó más pases al darle las tablas, intercalando dosantinas, viniendo las notas de la Pelea de Gallos, logrando más derechazos en la querencia. Se puso errático con el acero al pinchar en tres ocasiones, dejando una estocada que no surtió efectos, terminado con un golpe de descabello para escuchar palmas, siendo premiado el cárdeno novillo con el arrastre lento.

Cabe mencionar que, una vez que pasaportó su novillo, César Pacheco fue llevado a la enfermería para ser revisado por parte del excelente Servicio Médico de Plaza que comanda el doctor David Martínez, de la cual ya no salió, siendo llevando al final del festejo a un hospital para hacerle una resonancia y ultrasonido en su pierna. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!