Juan Carlos Rodríguez y Antonio Martínez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Por considerar que cometieron errores y omisiones en la búsqueda inicial de Debanhi Escobar, los dos mandos de la Fiscalía General del Estado que estuvieron desde el principio encargados del caso, fueron cesados ayer de sus cargos.
Debanhi, de 18 años, desapareció el 9 de abril frente al Motel Nueva Castilla, en la carretera a Laredo, en Escobedo, y fue encontrada muerta 12 días después en una cisterna del patio de ese motel, pese a que la Fiscalía ya había inspeccionado la zona.
Rodolfo Salinas, Fiscal Especializado en Personas Desaparecidas, así como Javier Caballero García, Fiscal Especializado en Antisecuestros, fueron destituidos por su actuar en las indagatorias.
«Detectamos algunas deficiencias, algunos detalles», informó ayer en conferencia de prensa el Fiscal General estatal, Gustavo Adolfo Guerrero.
«Di instrucción que se iniciaran procedimientos de responsabilidad con todos los que intervinieron en el proceso de búsqueda», dijo.
«Y también», resaltó, «quiero dar a conocer que, debido a esas omisiones y errores, tomé la decisión de removerlos del cargo».
Sin embargo, no informó cuáles habrían sido las anomalías detectadas.

¡Participa con tu opinión!