La vorágine de la vida diaria evita darse la oportunidad de hacer un alto en el camino y analizar las razones que hay para que se frene el ritmo de evolución, de un desarrollo que está al alcance de la mano y que exigiría mantener abiertos los espacios a quienes han adquirido los conocimientos y la suficiencia que asegure un mayor impulso en las áreas que están especializados.

La mayor desventura es crear y apoyar la formación de expertos en el sector oficial y cuando empiezan a dar resultados se les da de baja, casi siempre por razones políticas –principalmente al cambio de administración cada tres o seis años, o por pertenecer a un grupo distinto-, lo cual motiva a que aquellos que llegan en su lugar, tarden en alcanzar la capacidad necesaria, pero al igual que sus antecesores, cuando sienten que ya dominan el cargo, en cualquier momento los echan y van a dar a la Reserva Nacional de Talentos (Renata).

Hay dos casos que encarnan este problema, uno que está en ciernes y otro es la cancelación del contrato a un conocedor en materia de agua, lo que obliga a entender el porqué la lentitud en el avance en distintas materias y el costo que significa formar funcionarios y luego apartarlos.

En primer término, ante la cercanía de que se elija a los integrantes del consejo general del Organismo Público Local (OPL) electoral, que sustituirá al Instituto Estatal Electoral (IEE), ha habido una campaña en contra de los actuales consejeros, bajo el supuesto de que es “sano” un relevo; sin embargo, el vocal ejecutivo del INE, Ignacio Ruelas Olvera, puso las cosas en su lugar al citar que la nueva ley permite que puedan presentarse como aspirantes y estén en competencia con los demás que se inscriban.

Habría sido ilógico que los dejaran fuera, en función de que en estos años han demostrado capacidad para llevar a buen puerto las elecciones, y en cuanto a las acusaciones que ha habido de partidos y candidatos, son por interpretación de la ley, no por mala fe, ni por consigna o corrupción. La probidad de las y los consejeros está fuera de discusión y por la experiencia adquirida pueden ser serios aspirantes a ser parte del OPL, que desde ahora, ya como IEE, depende en su operación del Instituto Nacional Electoral.

En la convocatoria para el OPL se destaca que pueden participar ciudadanos con nivel de licenciatura, deben aprobar la evaluación de cultura general y materia electoral, presentar un ensayo escrito y luego acudir a una entrevista personal. Como requisito adicional y obligatorio es que los concursantes sean nacidos en Aguascalientes o con una residencia de al menos cinco años, lo cual permitiría la participación de quienes han sido consejeros y que por cuestiones políticas o partidistas quedaron marginados.

El registro de interesados se iniciará la última semana de este mes y se mantendrá durante mayo, pudiéndose hacer a través del portal del INE o personalmente en las oficinas centrales, en la junta local del INE y de los consejos distritales. Una vez superadas todas las etapas, la elección de quienes ocupen los cargos la harán los consejeros nacionales del Instituto Electoral, para ello se contará con el voto de al menos ocho de los 11 consejeros.

En lo que se refiere al renglón del agua, resulta fuera de orden haber dejado fuera al ingeniero Jorge Ortega de León, que por varios años estuvo en el organigrama de CCAPAMA, ya que es un espacio que pocos conocen como él. Justamente hoy en que se multiplican las quejas en gran número de colonias por la carencia de este elemento, se agranda la falta de personal técnico que sepa qué hacer para ordenar la distribución y al mismo tiempo reducir el desperdicio que se presenta por la antigüedad de la red y las fallas geológicas, lo que origina roturas en la tubería.

En este tipo de labores, el conocimiento teórico es la base, pero la experiencia no se logra por arte de magia ni se compra en un estanquillo, con el tiempo se allega y más tarde se pone a disposición de la dependencia correspondiente, para beneficio de los habitantes.

La cuestión radica en lo negativo que es crear y desechar competitividades, de tener personal capaz al margen del desarrollo, que se conoce como “pérdida de cerebros”, ya que es mucho lo que cuesta formarlos como para que se les releve por alguien que tardará tiempo en madurar, cuando lo idóneo sería entreverar ambas partes para que en su momento exista un relevo generacional más enriquecido en bien de la sociedad.

NO BAJA LA GUARDIA

Preocupada por la economía de las familias, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) intensifica la vigilancia sobre productores y comerciantes para evitar que alteren los precios de la canasta básica, principalmente del huevo que ha centrado la atención en las últimas semanas, por lo que una vez concluidas las investigaciones se esperan fuertes multas a los que provocaron el encarecimiento.

En otros años, la actividad de la Profeco se enfocó a los productos del mar que durante la Cuaresma tienen una alta demanda, lo que todo parece indicar que este año fueron pocos los reportes en contra de los vendedores, ya que incluso se dio un fenómeno inusual al encontrar pescados y mariscos a un costo menor del habitual, lo cual se debe, entre otras razones, a que además de la producción nacional grandes tiendas trajeron volúmenes del extranjero, por lo tanto, se dio una reducción de precios para atraerse la atención de los compradores.

De acuerdo a las indagatorias que han tenido lugar, la procuraduría consideró que el alza en el precio del huevo no está justificada y todo indica que es más como resultado de una especulación provocada por los productores, de ahí que es de la mayor importancia la intervención de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), ya que con la información que tiene la Profeco y la que logre acopiar en sus propias averiguaciones, podrá determinar si hay elementos para abrir un proceso por prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, distribución y comercialización.

Se ha reunido la suficiente información de las verificaciones hechas en centrales de abasto, autoservicios y tienditas, obteniéndose datos de 18 de las 22 empresas productoras de huevo en la República, concluyéndose que los indicios apuntan a una especulación de los productores que tienen intereses en los canales de distribución y venta al mayoreo y menudeo.

A decir verdad, lo más importante es la advertencia de que no se permitirá la alteración a los precios de la canasta básica y quien lo haga, le puede salir más caro el caldo que las albóndigas; por lo tanto, es preferible que lo mediten muy bien antes de lanzarse a la aventura esperando no ser descubiertos, ya que la Profeco, la Secretaría de Economía y la Cofece tienen la capacidad técnica y operativa para caerles encima.

SOSTENDRÁN EL EMPLEO

La Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) asegura que el recorte en el gasto público no afectará al personal, por lo cual rechaza que pudiera haber reducción de plazas, que más bien se mantendrá el programa de ampliar los planes de crear más puestos.

Luego de que se mencionó en Con Usted que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) considera eliminar plazas mediante la compactación o desaparición de direcciones y departamentos, la FSTSE divulgó que su presidente, Joel Ayala Almeida, anunció que ha sostenido pláticas con secretarios de Estado para conocer los planes que tienen al respecto, negando que se pretenda disminuir la plantilla, lo que comunica para dar certidumbre y estabilidad a sus compañeros.

Por el bien de los empleados públicos, ojalá que se cumpla al pie de la letra lo que plantea Ayala Almeida, que en todo caso es lo más importante en esta etapa de contracción en las finanzas públicas.

¡Participa con tu opinión!