Manuel Alejandro Alvarez Torres 
Agencia Reforma

Donald Trump no quiere que ni el Presidente Joe Biden ni los otros republicanos se cuelguen la medalla de número 1 en políticas duras contra los migrantes.

El aspirante presidencial subrayó ayer su rechazo a un plan que se negocia entre republicanos y demócratas sobre migración que el Mandatario Joe Biden prometió utilizar para «cerrar» la frontera con México si la situación allí se desborda.

«Un mal acuerdo fronterizo es mucho peor que no tener acuerdo fronterizo», expresó el ex Presidente Trump en su sitio web Truth Social.

Añadió que la situación actual es una «catástrofe esperando ocurrir».

Más tarde, elogió al Gobernador de Texas, Greg Abbott, por no permitir a la Patrulla Fronteriza retirar el alambre de púas en un corredor popular para los migrantes que entran a EU.

Trump ha colocado a la migración como el principal asunto de su campaña para tratar de volver a la Casa Blanca, y se opone a cualquier iniciativa que se negocie en el Capitolio.

El jueves, el senador republicano de Utah, Mitt Romney, denunció que el ex Mandatario pidió a los legisladores de su partido no pactar con los demócratas para tratar de aliviar algunos de los problemas de migración.

El objetivo, según el legislador, es seguir culpando a Biden por el aumento de los cruces ilegales.