Después de casi 5 meses de impedir las visitas a las personas privadas de su libertad en los Ceresos de Aguascalientes, se han implementado estrictas medidas para que los familiares puedan tener contacto con quienes allí residen, pero lo hacen a través de interlocutorios y luego de un riguroso control sanitario para el acceso a cada uno de los centros.

Porfirio Sánchez Mendoza, secretario de Seguridad Pública del Estado, dio a conocer que en general, los internos nunca estuvieron aislados completamente, pues si bien las visitas estuvieron restringidas, la comunicación con los familiares se daba a través de videollamadas.

Destacó que con las medidas sanitarias y de impedir el acceso a persona ajena a los Ceresos desde el inicio de la pandemia, se ha logrado garantizar la salud de quienes están privados y privadas de su libertad, a quienes se les ofreció desde el primer momento, la alternativa de tener contacto con sus seres queridos a través de videoconferencias.

Pero a partir de la presente semana, ya se reciben visitas pero sigue restringida la cercanía física, antes bien, se hace a través de cabinas que cuentan con un intercomunicador, para que puedan tener una comunicación más estrecha pero igual de segura.

Lo que se debe dejar de manifiesto es que los visitantes son sometidos a rigurosos controles de seguridad e higiene, y sólo podrán acceder a esas cabinas bajo estrictas medidas, a fin de evitar contagios al interior de los centros, a fin de conservarlos libres de coronavirus como hasta ahora ha sido.

Sánchez Mendoza destacó que la prioridad es mantener la seguridad y la salud a interior de cada uno de los Ceresos, además de garantizar el respeto a los derechos humanos de quienes se encuentran privados de su libertad, por eso es que durante el tiempo en que se restringieron las visitas, sus familiares pudieron llevarles objetos de aseo personal o recoger las artesanías que ellos elaboran, pero no tener contacto directo.

El secretario de Seguridad Pública del Estado, dio a conocer que por lo pronto no se tiene una fecha específica para que se permitan las visitas regulares como ocurría antes del arribo del COVID-19 a la entidad, de ahí que serán las autoridades de salud las que sigan dando los lineamientos a seguir.