Los centros penitenciarios de Aguascalientes, se han mantenido libres de COVID-19, lo cual se debe a que se han implementado medidas rigurosas desde el arribo de la pandemia a la entidad, inclusive se determinó la suspensión de visitas a quienes están privados de su libertad y no hay fecha todavía para reiniciar este tipo de actividades.

Esto lo dio a conocer el secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Javier Sánchez Mendoza, quien puntualizó que Aguascalientes es de los pocos estados que han logrado mantenerse sin contagios, pero se debe a la implementación rigurosa de los protocolos dictados desde el Instituto de los Servicios de Salud del Estado y que éstos se han cumplido a cabalidad.

Y si bien siguen suspendidas las visitas directas a los privados de su libertad, se ha instalado un módulo de cuarentena, donde las personas que ingresan son colocadas por un espacio de 14 días y luego, si no hay síntomas manifiestos se envía al preso con el resto de la población interna o a recuperar su salud, una vez que el juez lo aplica.

Además, se ha adaptado un módulo de cuarentena, a donde van inicialmente quienes son privados de la libertad y allí permanecen por 14 días, de no detectárseles síntomas, se les envía con el resto de los internos.

No obstante, si en alguno de ellos aplica la medida cautelar y el juez la determina, esas personas pueden continuar su proceso fuera del penal, “de abril a la fecha, han pasado por ese protocolo cerca de 800 personas”.

Lo anterior le ha valido para que los Ceresos se hicieran acreedores de un reconocimiento por parte del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, ante la eficiente labor que se ha hecho para mantener esos centros libres del coronavirus.

Recordó que en el mes de abril fue cuando se tomó la decisión de bajar el número de personas que acudían a las visitas, de ahí que también se comenzaron a aplicar rigurosos controles de higiene al ingreso de los penales.

Luego se determinó la suspensión de las visitas, con fines meramente sanitarios, por ello es que a tiempo fueron avisados los presos como sus familiares que apoyaron la medida, de ahí que inicialmente se permitió la realización de videollamadas pero controladas, hace unas semanas se implementaron los locutorios y se comunicaban a través de un interfon.