A fin de tener el monitoreo en los Centros de Reinserción Social en cuanto a la prevención del COVID-19 entre las personas que están privadas de su libertad, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, acude frecuentemente a platicar con los internos a través de interlocutorios o videollamadas, aseguró el ombudsman local, J. Asunción Gutiérrez Padilla.
Refirió que los rumores sobre posibles contagios en los privados de su libertad han quedado en redes sociales o como tal, sólo dichos, pero no ha habido ninguna queja formal ante la CEDH.
La intención de hacer las visitas constantes para conocer las condiciones de salud de los internos, así como de las propias instalaciones y demás asuntos que pudieran violar sus derechos humanos, se debe además a que en alguno de los centros de reinserción ya queda poco espacio para garantizar la distancia de quienes están privados de su libertad.
En cuanto a las pláticas que han sostenido con los internos en los Ceresos, particularmente sobre posibles contagios de COVID o los síntomas de ellos o sus compañeros, no se tiene reporte alguno; además, como parte de la CEDH se han tenido pláticas con autoridades de salud y de los centros de reinserción, “nos aseguran que no hay un solo contagio, esperemos que no estén mintiendo”.
Refirió que particularmente en torno a los centros de reinserción se debe tener especial cuidado, puesto que al menos en alguno de ellos falta poco para que llegue al 100% de su capacidad, de ahí la sugerencia de que se busque la manera de despresurizarlo y abrir espacios.
Esto porque hay muchas personas privadas de su libertad por delitos federales, “entonces, la intención es ver si pueden ser desplazados a centros penitenciarios de carácter federal”, pues si bien no se puede hablar de hacinamiento como tal, se debe cuidar que no se llegue a ese extremo.
En este sentido, refirió que hasta donde tiene conocimiento, la autoridad en materia de seguridad ya ha presentado una petición al Gobierno Federal en ese sentido, de buscar trasladar a otros ceresos a personas que han cometido delitos del fuero federal.