Aunque las autoridades federales y estatales depuran la operación de las campañas de vacunación anti-COVID, siguen sin dar en el blanco con la organización para aplicar las dosis que llegan para las personas mayores de 60 años. Esta semana se repitió el peregrinar por los municipios de personas en busca del biológico y generó no sólo inconformidad, sino también enojo.

El comentario en los municipios es que la experiencia en ciudades medias o chicas debe ser antesala del gran operativo que requerirá la ciudad de Aguascalientes cuando llegue la campaña a la capital, donde forzosamente tendrá que haber más centros de vacunación y gente que requiera ser inoculada.

Mientras, ayer en las secundarias técnicas 3 y 23 de la cabecera municipal de Pabellón de Arteaga, fue notoria la presencia de personas foráneas.

Curiosamente muchos de Aguascalientes sí fueron vacunados, mientras otros oriundos de Pabellón se mantuvieron en la fila, con la esperanza de alcanzar, aunque ya les habían dicho que se habían acabado; esto, alrededor de las 11:15 de la mañana.

En las filas, ya cortas para las 11:00 de la mañana, había adultos mayores, molestos pero no resignados, de ahí que aunque no contaban con ficha, mantenían la esperanza de que en algún momento se les permitiera la vacuna, “mi nieta vino a sacar mi ficha temprano, pero no alcanzó. Aquí estoy, ojalá alcance, pero ya nos dijeron que no”, refirió la señora Rosa, habitante de la cabecera de Pabellón.

En tanto, Luz María, adulta mayor, comentó que ella fue temprano a que le dieran ficha, pero no alcanzó, “creo que las estaban dando por partes, luego los señores que están allí dentro -en el centro de vacunación-, salían a decirnos que ya no había, pero creo que era para que se fuera la gente, y cuando ya había menos, volvían a salir a repartir fichas. Es una desorganización, porque nadie nos dice nada”.

Por lo pronto, la experiencia en los primeros municipios donde se ha atendido a parte de los adultos mayores, ha dejado qué desear pues pareciera que no hay instrucciones precisas, mientras el delegado de la Secretaría de Bienestar, Aldo Ruiz, asegura que se está vacunando exclusivamente a los habitantes de los municipios a donde llega el biológico, los “Servidores de la Nación” que son parte del operativo permiten que cualquier persona que se vea mayor de 60 años, se forme en la fila y pase a vacunarse.

Esto ha provocado desorden y pone en duda si es herramienta útil el padrón de adultos mayores que tienen censados, pues ni ellos han sido del todo beneficiados. Si bien al menos en Pabellón, municipio atendido los últimos dos días, cuenta con aproximadamente 8 mil 600 mayores de 60 años, apenas fueron poco más de 3 mil las vacunas que llegaron, de las cuales, se estima que poco más de 2 mil fueron para pabellonenses y el resto para ciudadanos que son parte de los alrededores, según comentarios de trabajadores de Bienestar Social.