Cada semestre, desde que se creó la Liga MX Femenil, ha sido un calvario para Necaxa que no ha encontrado la forma de lidiar de buena forma ante los mejores equipos de la competencia, causando que el equipo se vaya hasta los últimos lugares de la clasificación cada semestre. En últimas temporadas, las Centellas habían conseguido mejorar e incluso se acercaron a la posibilidad de pelear por un puesto en liguilla, sin embargo, el Apertura 2022 parece ser un retroceso grande en el primer equipo que actualmente se encuentra en el fondo de la tabla.
Con solo dos puntos en siete encuentros disputados, producto de dos empates y cinco derrotas, Necaxa se posiciona en el fondo de la liga dejando mucho que desear en resultados. Aunque las dirigidas por Gerardo Castillo han dado chispazos de calidad y competido de buena forma ante varios rivales, las derrotas se han acumulado y las caídas ante Monterrey y América de la semana pasada provocaron una caída estrepitosa en la tabla. No solo eso, las Centellas tienen tanto el peor ataque con cuatro goles como la peor defensiva con diecisiete tantos en contra, estadísticas que muestran la realidad que vive el club hoy por hoy.
Tal parece que el no poder retener a las jugadoras que logran brillar con Necaxa al no ofrecerles buenos contratos, aunado a la permisión de sumar jugadoras extranjeras en la liga, son las principales razones por las que Centellas se quedó atrás en el nivel de su plantilla que es conformada por jugadoras jóvenes o con mucho pasado en el club que, si bien ponen energía, ganas y disciplina, no les alcanza para obtener resultados positivos. Todavía queda un camino largo que recorrer este semestre, pero todo parece indicar que será un torneo gris para las Centellas que no caminan y ven cómo los demás equipos de México van creciendo cada vez más en infraestructura, poder económico y afición, mientras Necaxa se va quedando atrás debido a los malos resultados.