En un duelo bastante cerrado y lleno de volteretas, los Celtics de Boston consiguieron su segundo triunfo en la serie ante Raptors, acercándose cada vez más a la Final de Conferencia, algo que el histórico equipo de Boston no ha logrado desde el 2012.
El conjunto de Celtics es uno de los equipos que mejor llegó a Orlando en la reanudación de la NBA, ganaron casi todos sus partidos del cierre de temporada y avanzaron a semifinales de conferencia barriendo a los 76ers, por lo que llegan en un gran momento anímico y pintan para ser uno de los favoritos a ganar el lado Este de la liga.
Ayer por la tarde enfrentaron al campeón vigente, Raptors de Toronto, en un choque bastante ríspido, tanto que en la primera mitad hubo un total de 9 volteretas en el marcador, un verdadero duelo de ida y vuelta.
En el primer cuarto el marcador estuvo empatado a 28 puntos, después en el segundo periodo los Raptors se pusieron en ventaja y cerraron de buena manera la primera mitad con un tripe de Siakam, que los mantenía con la ventaja momentánea de dos puntos.
En el tercer cuarto los canadienses volvieron a mostrar el mismo nivel de la temporada pasada, Marc Gasol se convirtió en una pesadilla bajo su aro al no dejar pasar a nadie de Celtics, mientras que Siakam y Anunoby hacían funcionar a la ofensiva con su altura, generando una ventaja de hasta 12 puntos, la mejor de todo el partido.
Sin embargo, en el cuarto periodo Marcus Smart se desencadenó y sumó un total de cinco triples de manera consecutiva, el último con un foul incluido, haciendo estallar a sus compañeros anímicamente y a la banca, ya que la ventaja volvió a ser para Celtics, que gracias a ese gran momento de Smart y al excelente cierre de Jayson Tatum, los Celtics pudieron ganar.
En los últimos minutos los verdes contaban con una ventaja de tres puntos, Kemba Walker falló su último tiro de tres y le dio el balón a Toronto, pero VanVleet en su intento por empatar de último segundo se precipitó y falló su última oportunidad, dejando el marcador final de 102-99.
Jayson Tatum fue el más constante de todo el encuentro, sumó 34 puntos y mantuvo a su equipo presionando en todo momento, aunque de no ser por la actuación de Marcus en el último cuarto, los Celtics no habrían ganado el encuentro.
El día de mañana se jugará el tercer duelo de esta serie entre Raptors y Celtics, el cuadro de Boston quiere quitarle la corona al equipo de Toronto y hoy podrían dar un golpe de autoridad para encaminar su triunfo. De igual manera, esta tarde se jugará el segundo duelo de la otra semifinal del Este, Heat ganó su primer compromiso, así que hoy podría llegar la respuesta de Bucks.