MONTERREY, N. L.- Con una agilidad mental envidiable, consciente de los problemas que aquejan a su país en cuestión de salud, pero sobre todo con muy buena actitud y un deseo de llegar a los 100, Ignacio López Tarso festejó sus ¡96 años de vida!
El viernes pasado la familia más cercana a la estrella de la película Macario se reunió con él para celebrar al primer actor, el más longevo del medio artístico mexicano.
Para López Tarso es todo un privilegio llegar a este momento de su vida.
“Me ha costado”, expresó en entrevista telefónica, “de todos modos la vida es hermosa y me faltan cuatro para llegar a 100.
“Quiero llegar a 100 así como estoy de mente y de cuerpo, que puedo valerme por mí mismo, que puedo subir y bajar, que puedo ir y volver a donde yo quiera y que no necesito la presencia de nadie para ayudarme a nada”.
Por todo lo anterior, el actor está feliz y pasó un cumpleaños muy apapachado.
“Mis hijos, mis nietos, mis bisnietos, solamente. Y estamos procurando no estar muy juntos para evitar cualquier cosa con esta amenaza terrible de la pandemia”, expresó López Tarso.
Con más de siete décadas como artista, reconocido por su trabajo en el cine en el que ha hecho más de 50 películas, pero también por sus obras de teatro y personajes entrañables en telenovelas, el actor nació un 15 de enero de 1925.
Durante la pandemia don Ignacio ha realizado algunas obras vía streaming, pero ya extraña el aplauso. Ese anhelo lo tiene muy presente.
En su festejo, don Ignacio comió pastel, fruta, ceviche, caldo de camarón, pasta y envueltos de pollo y carne de cerdo. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)