Ya sea solo, acompañado o atrapado en la lectura de un buen libro, el periódico (¡por supuesto!) o como más convenga, un buen café se disfruta en cualquier momento del día. Con múltiples beneficios como el mantenernos alertas, mejorar el rendimiento físico, aportar nutrientes esenciales y hasta disminuir el riesgo de padecer algunas enfermedades, el café se ha convertido en una bebida indispensable en su vida cotidiana para la mayoría de las personas.

Dentro del marco del Día Internacional del Café, que se celebra cada 1 de octubre desde el 2015, conversamos con Guillermo Sumarán, propietario de un café ubicado sobre la avenida Madero, un establecimiento con más de 60 años de existencia, siendo él la tercera generación que mantiene viva la tradición de ofrecer café fresco en grano. Explicó que el beber café es una añeja tradición para que las personas puedan comenzar a realizar sus actividades, pues ayuda a mantenernos despiertos y para muchos es simplemente indispensable. El hecho de disfrutar del tostado de los granos y tomarlo al gusto, hace que los días sean más placenteros, en ocasiones sólo basta con oler el toque mágico que ofrecen para degustar el paladar, es por eso que dentro de este día y siempre, invita a las personas a disfrutar de un buen café.

“Las grandes tertulias pueden ser acompañadas con un gran café y no precisamente con alcohol; grandes poetas y escritores han sacado muchas obras entorno al café. Es válido venir solo o en compañía y más en estos momentos tan difíciles por la pandemia, el café nos ayuda indudablemente a mantenernos mejor”, expresó.

RETOS EN PANDEMIA

La pandemia por COVID-19 que comenzó en Aguascalientes desde marzo pasado, se ha convertido en todo un reto para los empresarios, quienes han tenido que implementar medidas extremas y ajustes sobre la marcha para poder subsistir. Badir Peinado, propietario de una cafetería ubicada frente a la Casa de la Cultura, reconoció que el desplome en ventas ordinarias ha sido dramático, lo que orilló a realizar ajustes con la intención de mantener intacta a su base trabajadora, como suspender el servicio de alimentos y realizar un presupuesto reducido para la operación indispensable, además de reinvertir sus ganancias, lo que le ha permitido salir a flote esperando que a partir de este mes, con el comienzo de la temporada de frío, las ventas repunten.

“Enfrentar la pandemia ha sido complicado… pero ahí vamos poco a poco, tenemos confianza de que el cierre del año será mejor”, señaló. (Rubén Torres Cruz – Heraldo Digital)