Los y las enfermeras son ángeles de batas blancas, convirtiéndose en un hermoso regalo de reyes para los enfermos. Empatar el festejo de Día de Reyes y el Día de las Enfermeras es un gran acierto, pues cada 6 de enero, es reconocida la admirable labor de estas personas que tienen dones y virtudes para apoyar al médico, brindando además, atención y cuidado al enfermo.
Indudablemente, el año 2020 ha dejado imborrables huellas en los miembros del sector salud, específicamente en el gremio de la enfermería, pues fue un año de importantes retos, esfuerzo, sacrificio, solidaridad, humanismo, empatía, etc., La pandemia por el covid-19 dejó una gran enseñanza a los y las enfermeras que se convirtieron en héroes y heroínas, respectivamente.
No sólo tienen marcas de cansancio y frustración en su rostro, si se pudiera echar un vistazo a su interior, su corazón se vería partido en mil pedazos, pues sus ojos han visto cosas que muchos ignoran, cosas que seguramente se quedarán grabadas en sus recuerdos más tormentosos, pero también cosas que les brindaron fortaleza y sabiduría.
El Heraldo de Aguascalientes se une a la admiración que la población aguascalentense siente por los y las enfermeras que han estado en la lucha por erradicar el coronavirus que mundialmente se padece. A todos ellos y ellas, queremos decirles ¡GRACIAS! Por estar ahí y por sacrificar su vida.