Samuel Zárate
El Heraldo

El día 18 de octubre de 1919 arribó a la ciudad la actual imagen de la Virgen de la Asunción al estado, es por ello que para cerrar con broche de oro el año jubilar, la Diócesis se dispone a celebrar un Triduo en honor a la llegada de la Virgen de la Asunción.

Las festividades se llevarán a cabo del miércoles 16 al viernes 18 de octubre, con diferentes actividades.

A las 16 hrs del miércoles, habrá misa solemne con todas las personas de la vida consagrada.

El jueves 17 en punto de las 17:00 horas, se realizará una peregrinación de Matlachines por la calle Madero hacia la Catedral Basílica; posteriormente se llevará a cabo una eucarística con movimientos y laicos en la Catedral y finalmente se dará una conferencia sobre la relevancia que ha tenido la Virgen en la historia de Aguascalientes, en el Teatro Morelos.

El viernes 18 se realizará una simbólica procesión con la Virgen, desde la Estación del Ferrocarril, dando inicio a las 16:00 hrs, recordando el hecho histórico del arribo de la imagen, así como el recorrido que tuvo que hacer desde España hasta nuestro estado, cuando cruzó el Atlántico en barco para llegar a Veracruz y continuar su traslado rumbo al estado en ferrocarril.

Esta procesión seguirá el mismo recorrido que hizo hace 100 años, el mismo día, a la misma hora, y el lugar donde fue recibida; seguirá por la calle Madero hasta la Plaza Principal, donde se llevará a cabo una solemne celebración eucarística a las 17:00 hrs con presencia del Nuncio Apostólico Franco Coppola, representante del Papa Francisco. Al terminar la misa habrá una convivencia fraterna y a las 21:00 hrs se realizará la quema de pólvora.

El obispo José María de la Torre Martín recordó que se tiene hasta el 18 de octubre para poder ganar indulgencias, concedidas por el Papa a todas aquellas personas que asistan a una misa en la Catedral Basílica y se encuentren en estado de gracia (confesados), que muestren verdadero deseo de cambiar en su vida y a los que pidan por las intenciones del Papa; el prelado, a través de una carta jubilar, dio gracias por las bendiciones y gracias recibidas por la Virgen e invitó a la población aguascalentense a seguir con el fervor mariano que ha tenido a la Virgen de la Asunción desde la fundación de la ciudad y a seguir protegiendo la vida, la familia y al prójimo.