Foto: Juan Ángel Sainos 
Guillermo Leal
Agencia Reforma

TLAXCALA.- Triunfal resultó el festejo Charro-taurino en la plaza Jorge Aguilar “El Ranchero” con el que se festejó el 110 Aniversario de la Revolución Mexicana. El “Calita”, Arturo Saldívar y Sergio Flores cortaron dos orejas cada uno, ante la buena colaboración de sus novillos de Rancho Seco, mientras que Angelino de Arriaga, celebrando 20 años de alternativa, consiguió un apéndice.
Para apoyar la economía de las familias que trabajan dentro de un espectáculo taurino, la empresa MDT, propiedad del ganadero Sergio Hernández Webwe, organizó este festival. Uriel Moreno “El Zapata” abrió plaza recibiendo de rodillas al novillo de Rancho Seco que terminó sacando nobleza y recorrido.
El tlaxcalteca, tras colocar banderillas de manera lucida como es su costumbre, lo aprovechó logrando muletazos por ambos lados con temple, siendo cómplice de las cálidas embestidas del animal, que al final se vino a menos. Se puso pesado con la espada y todo quedó en un aviso y el público, que guardó sana distancia, le reconoció.
El segundo fue para el cumpleañero José Luis Angelino, quien a media semana cumplió 20 años de alternativa. Se lució en el toreo de capote y la verónica. Tras brindar al público su faena de muleta y fue revolcado de fea manera, por fortuna sin consecuencias graves.
El astado no le puso las cosas difíciles y Angelino, con solvencia técnica, lo resolvió. Terminó su faena con un estoconazo que le valió cortar la primera oreja del festejo.
El tercero fue para Javier Tapia “El Calita” quien reapareció tras haber sido el diestro mexicano que más veces actuó en España este año. Después de brindarle la faena a Sergio Hernández Cosío hizo gala del buen sitio que trae y entendió perfecto a un astado que tuvo obediencia y resultó colaborador. Siempre toreó llevando la mano muy baja e irguiendo la figura. La estocada en buen sitio fue efectiva y el público solicitó las dos orejas que le fueron concedidas.
Bien vestido de charro, Arturo Saldívar consiguió una emotiva labor con el cuarto del festejo, un astado noble que siempre acudió pronto a la muleta del hidrocálido que además estuvo muy variado. El remate fue un estoconazo y por ello el público pidió las dos orejas que le concedieron.
Sergio Flores dio cuenta del quinto y después de bregar toreramente y rematar con una media verónica a “Pandémico” el nombre del astado de Rancho Seco.
Con entrega fue Flores eslabonando una faena de mérito ante un astado que se reservó sus embestidas y al que Sergio tuvo que llegarle mucho a la cara. La estocada fue certera y le concedieron dos orejas.
Cerró la tarde el hidrocálido Luis David Adame, quien batalló con el astado que fue el lunar del encierro. Se rajó muy pronto y aunque hubo voluntad del torero poco se pudo hacer.
El encierro de Rancho Seco bien presentado, bravo para los caballos y de desigual juego, sobresaliendo los astados corridos en tercero cuarto y quinto que fueron aplausos en el arrastre.
La plaza registró una asistencia de 300 espectadores que fueron autorizados por las autoridades y guardaron sana distancia en las gradas.