MONTERREY, NL.- Ser una Flor de 90 años es un lujo que puede darse la viuda de Antonio Aguilar.
Guillermina Jiménez Chabolla, mejor conocida como Flor Silvestre, nació un 16 de agosto de 1930 en Salamanca, Guanajuato.
Flor, quien de acuerdo a sus biografías se casó tres veces: con Andrés Nieto, Paco Malgesto y Antonio Aguilar, es madre de Marcela Rubiales, Dalia Inés y Francisco Rubiales.
De su matrimonio de casi cinco décadas con el fallecido Antonio nacieron Toño y Pepe, y con ellos una dinastía en el medio artístico mexicano.
El cumpleaños de la cantante, quien tiene una historia en el cine y en la música en la que hizo éxitos como “Cielo Rojo”, fue motivo de celebración ayer en el rancho de los Aguilar, El Zoyate, en Zacatecas.
De acuerdo a las historias compartidas también por su nieta Ángela Aguilar, algunas personas asistieron a esta celebración en la que doña Flor estuvo de manteles largos.
Varias fotografías de la cantante en sus tiempos de juventud fueron parte de la decoración de la fiesta donde se escuchó su música.
“¡Felices 90 mamá! Es difícil que un hijo pueda llegar a ser realmente objetivo cuando hablar de su propia madre se trata, pero en esta ocasión no es necesario tratar de hablar objetivamente, simplemente es cosa de decir lo que es”, escribió Pepe en Instagram. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)