Citlalli Medina
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- José Luis Real tiene un lugar privilegiado en la historia de las Chivas y del Estadio Akron, que hoy celebra su décimo aniversario.
Además de ser uno de los mejores formadores en la cantera rojiblanca, siendo el director de las Fuerzas Básicas fue testigo de la planificación y construcción del coso en compañía de Jorge Vergara (QEPD), pasando hasta ser el director técnico del Rebaño durante su inauguración contra el Manchester United, en 2010.
“Me tocó ver cómo fue creciendo ese monstruo de concreto y que ya terminado resulta ser una obra única en el mundo. Hay estadios de súper nivel, pero ninguno como el de Chivas. No se parece a ningún otro del mundo con ese estilo, diseño y arquitectura, además de que encierra dentro de esa estructura la historia tan grande del Club Guadalajara”, recuerda Real con orgullo y emoción.
“Era polémico que Chivas cambiara de casa, como muchas de las cosas que Jorge con su gran visión hizo y que con el paso del tiempo entendimos que eran para bien”.
En el histórico encuentro, Javier “Chicharito” Hernández ya había sido fichado por el club inglés y jugó medio tiempo con ambos equipos.
“No tenía mucho que ‘Chícharo’ se había ido y verlo con nosotros, vestirse nuevamente de Chivas, tenerlo como si nada hubiera pasado, ir a saludar a Álex Ferguson y que él mismo me dijera: ‘es de los estadios más bonitos del mundo’.
“Era soñar que íbamos a ser parte de algo tan importante. Fue un gran evento y además se gana, era una locura ese día y una gran emoción”, relató el “Güero”.