Lo que ocurre con la economía en general, no sólo en el sector comercio es que “el remedio salió peor que la enfermedad”, pues en favor de la salud que es prioritaria, se paralizaron por casi 3 meses las actividades que no eran consideradas como esenciales, pero que al final, resulta que son generadoras de circulante, el cual en estos tiempos comienza a escasear, de ahí que las ventas todavía no repuntan.
El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Humberto Martínez Guerra, comentó que en algún momento la pandemia por el COVID-19 se va a reducir, pero será complicado que la economía vuelva al nivel que se tenía no sólo en Aguascalientes, sino en el mundo en general.
Al menos en Aguascalientes se estima que cerca del 30% de los pequeños negocios hayan bajado sus cortinas y otros más tiendan a desaparecer, aunque todavía no se puede tener un dato preciso de esto, pero se tiene cierto que los giros no indispensables han enfrentado dificultades para volver a abrir, como son las boutiques, tiendas de bisutería, pequeños negocios de diferentes insumos, papelerías, entre otros, “algunos han abierto, pero otros no” y sin duda, insistió, será un proceso difícil.
Lo que se tiene calculado es que entre un 50 y 60% de los comercios se han estado incorporando a la nueva normalidad o bien están buscando cómo hacer frente a la crisis que ya se vive, pero otros tal vez ya no vuelvan a abrir, y otros más estarán a la expectativa de cómo reacciona el mercado.