Unos empleados originarios del estado de Jalisco y que habían arribado a nuestra entidad por cuestiones de trabajo, fueron objeto de una extorsión telefónica. Desafortunadamente, el jefe de los afectados realizó un depósito de 50 mil pesos al caer en el engaño.
Fue el pasado viernes a las 10.00 horas, cuando en los servicios de emergencia se recibió un reporte de una persona del sexo masculino, quien informaba que tres de sus empleados de nombres Antonio, de 35 años de edad; Diego, de 20 años de edad y Marco Antonio, de 34 años de edad, habían sido privados de su libertad en el municipio de Calvillo, y para dejarlos en libertad se tenía que hacer un depósito de 150 mil pesos.
Hizo mención que ya había realizado un pago de 50 mil pesos para que liberaran a uno de ellos, pero las personas que los tenían privados de su libertad no habían cumplido su parte y hasta ese momento se desconocía el paradero de las tres personas.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, le pidieron que ya no hiciera más depósitos y de inmediato, los elementos policiacos se dieron a la tarea de buscar a los tres empleados.
Fue hasta las 16:20 horas, cuando finalmente fueron localizados los afectados, en el cuarto de un hotel ubicado en la cabecera municipal de Calvillo, confirmándose que todos ellos se encontraban en buen estado de salud.