El Ministerio Público de la Fiscalía General de la República detuvo a Evelyn y Beny al diligenciar una orden de cateo concedida por un juez de Control. Fue gracias a una denuncia anónima con la cual se pudo establecer que el domicilio se utilizaba para vender y distribuir narcóticos. Los detenidos deberán de responder por la probable comisión de un delito de narcomenudeo, en la hipótesis de posesión de marihuana, con fines de comercio, en la variante de venta. De esta manera, se aseguraron 780 gramos 900 miligramos de marihuana y una báscula digital.