Juan Carlos García
Agencia Reforma

CDMX. -Para la función de exhibición que Alonso Álvarez hizo el viernes de su película The Wingwalker: Viaje al Corazón en Los Angeles Latino International Film Festival (LALIF), cargó con la familia, los amigos y un montón de directivos y creativos de Disney, HBO, FX y NBC Universal, con quienes ha trabajo y querían ver el resultado del largometraje.
Omar Chaparro, el protagonista del largometraje, no pudo acudir a la función, pero sí irá a la del próximo sábado 8 de junio en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).
«Yo tuve que pedir permiso porque estoy trabajando en México. Omar no pudo estar porque tiene rodaje nocturno y sólo le dieron chance para Guadalajara. Soy pesimista por naturaleza, prefiero que me den una sorpresa a que me agarre la depresión.
«Llevo 18 años viviendo en Los Ángeles y he hecho muchas cosas aquí, por eso están los showrunners y ejecutivos de FX, de NBC Universal, un grupo de gente de Nueva York. Me dijeron que venían porque querían ver el resultado. Aaron Paul (de Breaking Bad) es amigo mío, iba a tener un papel en la película y por sus horarios no pudimos», contó Álvarez en enlace telefónico desde California.
La película, que tendrá su estreno en cines de México en octubre, se estrenó antes en el Chicago Latino Film Festival y, con la respuesta que tuvo del público, el mexicano criado en Tampico se sintió aliviado y motivado.

ASÍ LO DIJO
«Presentar un filme es algo muy estremecedor y de expectativa. No me gusta embellecer nada, pero nos ha ido muy bien. Espero que en Guadalajara disfruten tanto la peli como acá, y que el estreno sea algo muy lindo, genial». Alonso Álvarez, director