El apagón que se registró en varios estados del país, merece una amplia y clara explicación de parte de las autoridades, y claro es que no debería volver a ocurrir si se tuviera una supervisión oportuna para evitar desperfectos e incumplimiento del Código de Red por parte de consumidores y generadores de energía, por lo que ante lo ocurrido, se deben tomar previsiones para que no se repita.
Así lo manifestó el presidente de la Comisión de Energía de la Coparmex, Juan Manuel Ávila Hernández, quien resaltó que cuando se tiene un buen manejo y cumplimiento del Código de Red, es posible prever apagones o fallas en las líneas de conducción, en este caso, comentó, “algo pudo haber pasado en un generador o en un carga de esa línea, que al desincronizar, no hubo de otra más que apagar la línea”.
Lamentó que el gobierno federal siga minimizando este tipo de eventos y pretendan responsabilizar a los generadores de energías limpias de ese apagón, cuando hay analistas que coinciden en que el apagón pudo haber tenido su origen en un generador que puede ser público o privado, o una gran empresa que requiere de una gran carga de energía.
“El tema es que se necesita una explicación clara del por qué se fue la luz, pues a 24 horas de haber ocurrido, el gobierno federal sólo ha dado una respuesta propagandística, señalando a la proliferación de energías limpias de ello, lo cual no puede ser”, antes bien, podría presumirse una falta de cumplimiento con el Código de Red.
El problema es que quien debería de encargarse de su cumplimiento es la Comisión Reguladora de Energía, misma que ha sido prácticamente desmantelada, ya que la reducción notoria de su presupuesto, ha obligado al despido de más del 70% de su personal, gente experta que se mantenía al tanto del cumplimiento de las normas para la generación y abasto de energía, “ahora se tienen las secuelas de ese desmantelamiento de la CRE”.