Analiza la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitir una recomendación a las autoridades del ISSEA, de Protección Civil y del Municipio en torno a la operación de los anexos en Aguascalientes, ante las constantes quejas de los usuarios y sus familiares, así lo dio a conocer su presidente, José Asunción Gutiérrez Padilla.
En entrevista con El Heraldo, el ombudsperson comentó que a últimas fechas los anexos se han convertido en un dolor de cabeza, además de que siempre han sido difíciles. Indicó que si bien la CEDHA no tiene competencia para intervenir directamente, la recomendación que pudieran emitir sería principalmente a las autoridades de Regulación Sanitaria del ISSEA, de Protección Civil Estatal y al Municipio por ser quienes determinan las reglas para el tratamiento de rehabilitación, las condiciones de infraestructura y el uso de suelo para el bienestar de los enfermos que anexan con la esperanza de que sean rehabilitados.
“La mayoría opera sin autorización, son empresas lucrativas, una gran parte no tiene infraestructura ni física ni humana para conseguir la rehabilitación. Es un problema muy complejo porque los familiares con el deseo de que sane su paciente, van y pagan, pero de repente los llevan a lugares donde no hay las condiciones para ser rehabilitados”.
Apuntó que recientemente le tocó a la Comisión atender el caso de un anexo donde todos los internos se escaparon y cuando llegaron al lugar, únicamente quedaban los que colaboraban con los anexados y con los que administraban el anexo, ayudando al resto de los enfermos.
Gutiérrez Padilla detalló que los integrantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos visitan un promedio de dos anexos por semana, tanto regulares o irregulares. “Algunos los repetimos, sobre todo en los que encontramos deficiencias. Afortunadamente sí nos reciben, sí nos permiten pasar, sí atienden, pero pues la autoridad competente es la que debe estar al pendiente”.
Indicó que recientemente supo de la preocupación del ISSEA en torno a los anexos, lo cual celebra como autoridad de Derechos Humanos, “porque ellos son los expertos en cómo tratar a alguien con una enfermedad de esta naturaleza y en qué deben consistir las rehabilitaciones”, finalizó.