Causan las muertes alta carga emocional

Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La urgencióloga Vanessa Reyes manifestó que el trabajo de cuidar a los pacientes contagiados de coronavirus en la zona cero fue una labor pesada y aseguró que lo más difícil ha sido enfrentar la muerte de sus pacientes.
Desde el inicio de la pandemia, la especialista estuvo en el área Covid del Hospital General Regional (HGR) número 1 de Tijuana, Baja California, en un contexto en el que sintió la necesidad de reforzar la protección a su entorno.
«Lo más difícil ha sido enfrentar la muerte tan frecuentemente de nuestros pacientes. De repente, sentir impotencia por querer hacer más a veces de lo que se puede. Llegamos a tener todo para poder ayudar a cada uno de los pacientes, pero lamentablemente la enfermedad es tan agresiva que, a pesar de lo que uno hace, no logra que salgan adelante», indicó.
«Por más que uno quiera se está ahí de la mano del papá de alguien, del hermano de alguien, te platican, te dicen sus pesares. Como están al borde de la muerte, escuchas sus más profundos sentimientos».
Un problema al que se enfrentó en los hospitales, consideró, fue el no contar con suficiente personal para atender a los pacientes, pues aseguró que incluso ahora los profesionales de la salud temen al SARS-CoV-2.
La zona fronteriza, comentó Reyes, afrontó además la carga de la población que venía desde Estados Unidos.
«Gente que venía del interior, venía a pasar la Navidad, solamente venía a pasar las vacaciones y entonces ya no regresaba, porque se quedaban hospitalizados y fallecían dentro», lamentó la médica.
«Mucha gente decía ‘es que yo estuve encerrada en mi casa, no salía para nada y lo único que hice es viajar y cuando llegué aquí, a los tres días empecé con síntomas’, eso sí nos tocó mucho».
Ella también celebró el haber pasado los meses más difíciles de la pandemia, tiempo en el que ella y su familia contrajeron el virus.

¡Participa con tu opinión!