Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Al intentar robar petróleo de un ducto de la Refinería de Cadereyta, un grupo de huachicoleros provocó ayer un derrame que activó el protocolo de emergencia de Pemex, así como la movilización de personal militar.
El sitio donde se registró el derrame está ubicado en una zona despoblada de la comunidad Tepehuaje, a unos 10 kilómetros al sur de San Juan, Cadereyta.
Personal de Pemex aseguró que en el lugar no hay mantos acuíferos cercanos.
No se proporcionó una estimación del volumen de crudo derramado.
Según reportes extra oficiales, poco antes de las 7:00 horas se detectó en el tablero de vigilancia de la Refinería una variación en la presión del ducto Madero-Cadereyta.
Los vigilantes de ductos activaron el protocolo de emergencia y al sitio acudió una cuadrilla especializada, además de que se efectuó un cierre de válvulas para evitar que derrame continuara.
Posteriormente, explicó una fuente, se usó maquinaria pesada para hacer un «cárcamo» o dique de 352 metros de largo y un metro de profundidad, donde se contuvo el crudo.
Hasta las 18:00 horas, especialistas de Pemex seguían trabajando en la zona, ante la vigilancia de un equipo de militares.
De acuerdo con las primeras indagatorias, los huachicoleros «pincharon» la tubería y posteriormente efectuaron un tendido de mangueras al interior de un rancho que era utilizado para pastoreo.
El informante detalló que luego ingresaron al menos dos pipas con las que los huachicoleros buscaban extraer el hidrocarburo y efectuar el robo.
Estos trabajos habrían demorado al menos 12 horas, estimaron los especialistas.
Sin embargo, al efectuarse mal la conexión de las mangueras con el ducto, ocurrió la fuga y los ladrones huyeron.
Se informó que el material reunido en el «cárcamo» será extraído por personal de Pemex con una bomba de vacío y trasladado a la Refinería.
Además, en los siguientes días, serán utilizadas bacterias para degradar el crudo que se derramó y recuperar la zona para evitar un daño ecológico.