Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Deserción, violencia y agresiones han afectado a la niñez y juventud en la pandemia. Su salud mental se ha visto deteriorada y el incremento de desigualdad, informó la Seccretaría de Gobernación en el documento “Impacto de la pandemia en niñas y niños”.
Por motivos económicos o causas ligadas al Covid, 3 millones de menores de ambos sexos ya no regresaron al ciclo escolar 2020-2021, advirtió Segob.
Desde que inició la pandemia, las niñas han sido particularmente castigadas; ellas han sido el blanco principal de la violencia intrafamiliar, pues representan casi el 93 por ciento de las víctimas en el primer semestre de 2021. Además, 65 por ciento de los 4 mil 325 menores desaparecidos en 2020 eran niñas.
Según la Segob, el año pasado, las desapariciones de chicas de entre 15 y 17 años escaló “presumiblemente víctimas de trata”.
En casa, el sitio que debería ser el más seguro para ellas, sufrieron violencia psicológica, sexual y física y, en menor grado, padecieron abandono o negligencia y violencia económica.
El embarazo se mantiene en los mismos niveles preocupantes de años pasados, cada día nacen más de mil bebés de niñas y adolescentes.
De las 373 mil 661 adolescentes que tuvieron un bebé, mil 876 eran menores de 14 años embarazadas por un amigo, un familiar, un desconocido o el exnovio.
En jóvenes que deberían estar en la preparatoria, varones de entre 15 y 17 años, el homicidio es la primera causa de muerte. El año pasado 961 perecieron de esta manera.
Martín Pérez, de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), cuestionó que hasta ahora se haga énfasis en problemas que fueron advertidos desde el año anterior y pudieron atenderse.