Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los precios de alimentos registraron un «salto gigante» a nivel mundial en marzo debido a la guerra en Ucrania y a las enormes interrupciones en el suministro que está causando, advirtió ayer la FAO.
El Índice de Precios de los Alimentos (IPA) de la agencia de Naciones Unidas había alcanzado ya un récord de 141.4 puntos, la cifra más alta desde la creación de la herramienta en 1990, superado por los 159.3 puntos de marzo.
«El último aumento obedece a los nuevos máximos históricos de los subíndices de los aceites vegetales, los cereales y la carne, mientras que también subieron notablemente los del azúcar y los productos lácteos», detalló la FAO en un reporte presentado ayer.
El precio promedio de los aceites vegetales se incrementó 23.2 por ciento entre febrero y marzo. Las cotizaciones internacionales del aceite de girasol se dispararon por la disminución de los suministros por el conflicto en la región del Mar Negro, lo que a su vez elevó los precios de los aceites de palma, soja y colza.
En el caso de los cereales, el alza fue de 17.1 por ciento.
«Obedeció a una subida repentina de los precios mundiales del trigo y los cereales secundarios, impulsada en gran medida por las perturbaciones relacionadas con el conflicto de las exportaciones de Ucrania y, en menor medida, de la Federación de Rusia», apuntó la FAO.
«Las expectativas de una reducción significativa de las exportaciones de maíz de Ucrania, uno de los principales exportadores, además de los elevados costos de la energía y de los insumos, contribuyeron a un aumento intermensual del 191 por ciento de los precios mundiales (del grano)», agregó.
El índice de precios de la carne se situó en un promedio de 120 puntos en marzo, con lo que alcanzó un máximo histórico. Entre los factores que impulsaron el incremento, señala el reporte, se encuentran la escasez de la oferta de cerdos de matanza en Europa occidental, así como la imposibilidad de Ucrania de exportar carne de aves de corral en medio del actual conflicto.
Aunque el alza en los precios de los alimentos en marzo era predecible, dada la drástica subida de febrero, el dato «es realmente destacable», señaló Josef Schmidhuber, subdirector de la división de mercados y comercio de la FAO.
«Está claro que estos precios tan altos de los alimentos requieren acciones urgentes», indicó en Ginebra, de acuerdo con la agencia AP.
«Hay, evidentemente, una interrupción masiva del suministro, y esa interrupción masiva del suministro de la región del Mar Negro ha impulsado los precios del aceite vegetal», agregó.

¡Participa con tu opinión!